Edil de Tlaquiltenango estuvo preso por trata; su esposa aún por asesinato

Desde el pasado 12 de enero, el gobernador Graco Ramírez aseguró que Alonso Plascencia se opuso a la implementación del Mando Único en su municipio por su cercanía con grupos delictivos

Por Alexandro Hernández

Enrique Alonso Plascencia, alcalde de Tlaquiltenango, Morelos, estuvo preso en 2009 en Chiapas acusado de trata de personas, mientras que su esposa Laura Elena Sánchez Guzmán permanece en una prisión por secuestro y asesinato de un menor.

Este miércoles se comenzó a difundir la fotografía del ingreso de la mujer, quien se encuentra en un penal de Morelos en el que fue sentenciada a 45 años desde el 2006.

Desde el pasado 12 de enero, el gobernador Graco Ramírez aseguró que Alonso Plascencia se opuso a la implementación del Mando Único en su municipio por su cercanía con grupos delictivos.

Aseguró que el edil no quiere que haya intromisión de parte de las autoridades para “que hagan de la suya los delincuentes”,

En su cuenta de twitter fue donde mencionó que tuvo un proceso por trata de personas; “Tlaquiltenango se conecta con Sierra de Guerrero, es punto estratégico, por ello, vamos con Mando Único para cerrar el paso a delincuencia”, expresó.

Aunque esa semana el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Javier Laynez, admitió a trámite la controversia constitucional que presentó Alonso Plascencia, sin embargo, negó la suspensión solicitada por el municipio, contra la instalación del Mando Único, por ser éste el fondo del asunto y una cuestión que afectaría la seguridad de la ciudadanía, de manera que ese mando debe seguir operando.

Morelos está que arde

Estas nuevas acusaciones se suman a las que en su momento hizo contra el alcalde de Cuervaca, Cuauhtèmoc Blanco, a quien aseguro tener gente de “Los Rojos” detrás.

Sin embargo, el pasado 7 de enero por instrucción del presidente Enrique Peña Nieto, elementos castrenses asumieron este jueves la seguridad del ex futbolista quien aceptó la implementación del Mando Único en su municipio después de la confrontación con el gobierno estatal.

El ayuntamiento expresó que desde el miércoles 6 de enero la Seguridad Pública es responsabilidad del Gobierno del Estado; “Cuauhtémoc Blanco está privilegiando el diálogo y los acuerdos en beneficio de la ciudadanía, confirmando su compromiso  de mantener el cuidado, de que la seguridad de Cuernavaca genere un clima de estabilidad, desarrollo y tranquilidad”.

La decisión de otorgarle seguridad militar fue resultado de la reunión entre Ramírez y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Se trata de nueve soldados y dos unidades de artillería que acompañarán al ex futbolista las 24 horas del día, como parte del protocolo de seguridad que se seguirá con los alcaldes de la entidad.

Graco Ramírez acordó con Osorio Chong fortalecer las tareas de seguridad para seguir con más y mejores resultados, mientras que el encargado de la política interior del país detalló que se definieron acciones conjuntas sobre la situación en el estado.

En la mira desde Temixco

El pasado tres de enero el gobierno de Morelos ordenó asumir el control de la seguridad pública en 15 municipios a través del Mando Único, entre ellos Cuernavaca y Temixco, sin embargo, Blanco continuaba rechazándolo.

El anuncio se dio tras la ejecución Gisela Mota Ocampo, quien tenía un día de haber asumido el cargo.

Se trata de Cuernavaca, Temixco, Jojutla, Zacatepec, Emiliano Zapata, Ayala, Ocuituco, Xochitepec y Huitzilac.

Además de Jiutepec, Tlayacapan, Temoac, Jantetelco, Tepalcingo y Tlaquiltenango.

Blanco, sin experiencia en un estado violento

El primero de enero, Cuauhtémoc Blanco inició su mandato con un cuerpo de seguridad debilitado después de que el mismo gobierno estatal retirara unas 248 armas, 186 radios de comunicación, 40 patrullas, 15 motocicletas y 121 policías para su resguardo, como respuesta a la negativa del ex futbolista para mantener a su municipio dentro de la estrategia del Mando Único.

Sin embargo, en Cuernavaca la tensión se remonta a una carta que el edil envió pasado 20 de diciembre al presidente Enrique Peña Nieto para acusar a nueve regidores que supuestamente buscan hacer cambios al Reglamento Gobierno Municipal.

En la misiva de tres cuartillas que el propio Blanco publicó en sus redes sociales, califica a los regidores de “traidores y esquiroles” por buscar  que Cuernavaca viva una crisis.

Además de que el ex futbolista se negó a mantener al municipio dentro de la estrategia conjunta de seguridad que incluye el Mando Único, esto como parte de un desacuerdo con la administración de Ramírez.

Este miércoles convocó al gobernador para dialogar y atender la demanda de seguridad pública en la capital del estado.

“Lo más importante es que nos sentemos, que platiquemos tanto él con su Mando Único y yo con mi Policía Municipal y tratar de bajar la delincuencia aquí en Cuernavaca; creo que es importantísimo y que es lo que la gente está pidiendo”, aseveró el edil.

Asimismo, el alcalde aseguró que el crimen organizado nunca se le ha acercado para pedirle “cuota” y dijo que tiene la mentalidad de cambiar Cuernavaca y lo logrará “aunque le pongan piedritas”.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo