México, contra el uso de energía nuclear para fines bélicos

Peña Nieto participará en la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear que inicia este día en Washington en donde confirmará el compromiso del país en favor del combate al terrorismo nuclear mundial

Por Valentina González

Enrique Peña Nieto, presidente de México, participará en la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear que inicia este día en Washington en donde confirmará el compromiso del país en favor del combate al terrorismo nuclear mundial.

“México ve a la energía nuclear con un potencial verde y no apoya su uso para fines bélicos. Para el país, prevenir y combatir el terrorismo nuclear mundial demanda un enfoque integral”, de acuerdo con información de la presidencia de la república.

México es uno de los países que cuenta con capacidad nuclear reconocida. Asimismo es considerado un líder de opinión en los foros multilaterales en desarme y no proliferación nucleares. Se unió a los esfuerzos internacionales para asegurar los materiales e instalaciones nucleares y prevenir actos de terrorismo nuclear.

En tanto, el desarme, la no proliferación y el derecho al uso pacífico de la energía nuclear –pilares del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares– son importantes para México.

México incursionó desde hace 60 años en actividades nucleares para fines pacíficos y científicos. Participa en la Iniciativa Global para Combatir el Terrorismo Nuclear (IGCNTN) y en la Alianza Global contra la Proliferación de las Armas de Destrucción en Masa.

Al respecto, el país está convencido en que se debe incluir seguridad en las vías de transportación: seguridad marítima, portuaria, terrestre, aviación civil en el manejo y cuidado del material disponible. También considera importante fortalecer la seguridad y los controles fronterizos, para las exportaciones e importaciones de material nuclear y radiológico.

La seguridad nuclear de México se rige de conformidad con el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (Acuerdo de Salvaguardias) del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA, en vigor desde 1973), así como con el Protocolo Adicional al Acuerdo de Salvaguardias (adopción en 2011).

Las inspecciones de salvaguardias practicadas por el OIEA en México han sido satisfactorias, ya que no se ha detectado ninguna desviación del material nuclear declarado.

En 2012, México ratificó la Enmienda de la Convención sobre Protección Física de los Materiales Nucleares y el Convenio Internacional para la Represión de los Actos de Terrorismo Nuclear, que entró en vigor el 9 de julio del 2007.

México cuenta con legislación en materia nuclear

Desde el 14 de marzo del 2014, México  cuenta con legislación nacional para prevenir y sancionar posibles actos de terrorismo nuclear:

60 años de prisión y multas económicas a quienes atenten contra la seguridad nacional mediante el uso de sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares y material radioactivo y nuclear.

60 años de cárcel a quienes financien directa o indirectamente actos terroristas a perpetrarse  en México o en el extranjero.

15 años de cárcel para quienes por sí mismos o por terceras personas roben  material  radiactivo, nuclear o fuentes de radiación.

México firmó un acuerdo con los gobiernos de EUA y Canadá para monitorear las fuentes de radiación desde su origen hasta su destino final.

En 2012, el país comenzó el proceso de adhesión a los regímenes de control de exportaciones:

Acuerdo Wassenaar (enero del 2012, Control de Exportaciones de Armas Convencionales, Bienes y Tecnologías de Uso Dual); Grupo de Suministradores Nucleares (GSN, en noviembre del 2012); y Grupo Australia (junio del 2013).

México comparte la preocupación sobre la amenaza del terrorismo nuclear. Al respecto, ha expresado su compromiso para evitar que el material nuclear y radiológico llegue a manos de agentes no gubernamentales y que pueda ser usado con fines terroristas.

¿Qué esperar de la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear?

Estados Unidos busca que las cumbres de Seguridad Nuclear se vuelvan permanentes. Habrá eventos paralelos con expertos en energía nuclear y organizaciones no gubernamentales, así como representantes de la industria nuclear. 

Alrededor de 56 empresas han confirmado su asistencia a la cuarta cumbre. Participarán cuatro países latinoamericanos, México, Argentina, Brasil y Chile.

Se establecieron 5 grupos de trabajo encargados de elaborar Planes de Acción en conjunto con:

– ONU (Organización de las Naciones Unidas).
– OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica).
– IGCNTN (Iniciativa Global para Combatir el Terrorismo Nuclear).
– INTERPOL (Organización Internacional de Policía Criminal ).
– Alianza Global contra la Proliferación de las Armas de Destrucción en Masa (AG7/Global Partnership).

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo