Padre de normalista: "Resultados de Innsbruck son una luz de esperanza"

De acuerdo con los resultados de las pruebas, hasta ahora no se han encontrado rastros genéticos de los estudiantes desaparecidos

Por La Silla Rota

Los resultados del Instituto de Medicina Legal de la Universidad Médica de Innsbruck, en Austria, que no encontró rastros genéticos de los estudiantes de Ayotozinapa en ninguna de las 53 prendas y restos óseos que analizó, es una luz de esperanza para los padres de normalistas, aseguró Clemente Rodríguez, papá del joven Christian Alfonso Rodríguez.

El padre de uno de los 43 normalistas desparecidos aseguró que el anuncio refuerza la teoría del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Ayer no sabíamos qué es lo que pudiera tener el sobre, porque venía de Innsbruk, estábamos con esa incertidumbre y podían pasar muchas cosas, pero el peritaje es a nuestro favor y nos da una luz de esperanza”, aseguró Clemente Rodríguez.

Clemente reiteró que si los normalistas no fueron incinerados en el basurero entonces deben estar en otro lugar.

Ya demostraron los peritos argentinos que los estudiantes no están quedamos en el basurero, el gobierno los debe tener, por eso queremos que los expertos (del GIEI) se queden”, explicó y aseguró que él y los otros padres de los normalistas harán lo posible para que se expida un tercer mandato.

De acuerdo con los resultados de las pruebas enviados por la Universidad Médica de Innsbruck, hasta ahora no se han encontrado rastros genéticos de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y que las muestras de cabello algunas eran de origen humano y otras de origen animal.

En relación con las de origen humano, se les aplicó la técnica de ADN Mitocondrial, por estar cortados y no tener bulbo, obteniéndose una misma secuencia, la cual no correspondió con ninguna de las secuencias de las familias.

El 4 de diciembre de 2014 las autoridades federales dieron a conocer que la Universidad de Innsbruck logró identificar por medio de un análisis de ADN, restos de Alexander Venancio, uno de los normalistas desaparecidos y en septiembre de 2015 identificaron los restos del normalista Jhosivani Guerrero de la Cruz.

Sin embargo, esas dos pruebas analizadas no fueron del basurero de Cocula, sino de las encontradas en una bolsa que fue encontrada en el rio San Juan y de las cuál no se vigiló el cumplimiento de la cadena de custodia, de acuerdo con el grupo de peritos argentinos.  

En este sentido, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores, la perredista Angélica de la Peña, opinó que con el análisis de la Universidad Médica de Innsburk “estamos ante una prueba científica que nos da como resultados de que es necesario seguir buscando a los normalistas”.

“Hay una esperanza de poderlos encontrar eventualmente vivos, los episodios fueron varios y la desaparición no está inscrito en uno solo y viene de alguna manera a ratificar lo que el GIEI ha estado señalando desde el principio a partir de su investigación puntual: que en el basurero no fueron incendiados estos chicos”, opinó.

El pasado miércoles, el GIEI anunció que ya no colaborará más con la Procuraduría General de la República (PGR) para el caso del tercer peritaje de Cocula, porque no se respetaron los acuerdos de confidencialidad.

Lo anterior en respuesta a la difusión del tercer peritaje el pasado 1 de abril, cuando Ricardo Damián Torres, integrante del grupo colegiado de expertos en fuego para el tercer peritaje en el basurero de Cocula, Guerrero, confirmó la existencia de un evento de fuego en el lugar en donde, según testimonios, fueron quemados al menos 17 de los normalistas de Ayotzinapa.

TE RECOMENDAMOS

No se pudo identificar ADN de normalistas: PGR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo