Triquis viven en casas de cartón en Candelaria de Los Patos en espera de un departamento

Por Letra roja

Su nombre es Marciana, pertenece a una de las familias Triqui que desde hace años habitan en viviendas improvisadas de cartón y lámina sobre la calle, Juan de la Granja, en la delegación Venustiano Carranza.

Esperan que el Instituto Nacional de Vivienda (INVI) les cumpla lo que les prometió en tiempos de Marcelo Ebrard Casaubon, construirles un edifico de departamentos sobre Congreso de la Unión donde puedan vivir decorosamente.

Originaria de Copala, Oaxaca, Marciana y su esposo Bonifacio son de las 65 familias de la comunidad del pueblo Triqui que el año pasado recibió de parte del jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, las llaves de su vivienda de dos recámaras, sala y comedor; departamentos que están ubicados en la calle San Juan de la Granja.

Pero, Marciana asegura en entrevista para Letra Roja que el departamento es insuficiente para vivir ella, su esposo y sus cuatro hijos, por lo que decidieron quedarse a vivir en casas improvisadas, y dejar que su hijo de 26 años viva en el departamento.

“Nos dijeron que iban a construir otros departamentos en Congreso de la Unión 77 y por eso no nos movemos de aquí para esperar a ver si nos dan otro departamento para mis demás hijos”.

La familia entera se dedica a la elaboración de artesanías, (bolsas, pulseras, morrales, corrales con chaquira e hilos de colores) los cuales venden afuera del metro.

Marciana asegura que ninguno de sus cuatro hijos (de 26, 23, 19 y 17 años) fue a la escuela porque tienen que trabajar al igual que 60 familias Triquis  que habitan el campamento de casas improvisadas de techos de lámina, paredes de madera y cartones.

El edificio donde supuestamente serán edificados los departamentos, esta ubicado en Congreso de la Unión 77 a un costado de la Cámara de Diputados.

Se trata de un edificio abandonado y a punto de caer. Marciana asegura que ahí se construirán los nuevos departamentos para las familias, aunque tiene dudas, confían en la palabra de su líder, quien al igual que ella vive en las casas improvisadas y se dedica a la venta de fruta.

Las improvisadas viviendas, se encuentran a un costado del Archivo de Notarias, y mediante un recorrido hecho por Letra Roja, pudimos comprobar que en el lugar lo que mas abunda es la basura provocada por decenas de jóvenes drogadictos y alcohólicos que a diario deambulan por ahí, defecando y orinando en cualquier esquina, lo que refuerza la hipótesis de que Candelaria de Los Patos, es una de las zonas más desfavorecidas de la capital.

Con su tradicional atuendo, Marciana señala que sus hijos quieren tener su propio departamento, lo que hace que aguanten el sofocante calor que se percibe al interior de las viviendas construidas de cartón y metal.

“Mi esposo Bonifacio trabaja cerca de la delegación vendiendo bolsas, yo afuera de la estación del metro y aunque hay ratones en nuestra vivienda nos gusta estar ahí…. Es mejor estar aquí en la capital que en el pueblo, allá, si no vendes plátano no hay para comer”.

Pese a estas condiciones, Marciana señala que cada mes debe dar el pago por el departamento que el GDF le dio, asegurando que en lo que va del año ha dado cuatro pagos de 576 pesos, en el banco Santander, y le dijeron que si sigue así, en 30 años terminará de pagar el departamento. De lo contrario, tardara 60 años.

Señala que a ella le gusta más vivir ahí donde está, que en le departamento, “ahí, pega el viento y hay lugar para dejar la mercancía, aunque haya ratones, prefiero estar aquí, que encerrada en un cuarto”.
Para aquellos que han pedido la intervención de la fuerza pública para desalojarlos Marciana les dice: “como si en esta ciudad respetaran la vía pública”.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo