En 3 años ha habido casi tres mil denuncias por bullying en CDMX

Sólo en 70 casos han sido remitidos ante el juez, refirió a Publimetro la fiscal central de Investigación para la Atención de Niñas, Niños y Adolescentes de la PGJ capitalina, Margarita Maguey

Por Fabiola Ayala

En los últimos tres años, las conductas de bullying o acoso escolar entre menores de edad en la Ciudad de México han derivado en dos mil 821 denuncias ante la Procuraduría General de Justicia capitalina.

De acuerdo a las cifras de dependencia referidas a Publimetro, del total de denuncias sólo 70 han sido remitidas ante un juez, dado que no todos los casos entran en el conjunto de delitos que se llegan a cometer al interior de las escuelas entre menores de edad o de un profesor en contra de un alumno y viceversa.

En el periodo de enero de 2013 a marzo de 2016, las delegaciones que encabezan la lista son Gustavo A. Madero e Iztapalapa, con nueve casos cada una; seguidas de Benito Juárez, Álvaro Obregón e Iztacalco, con seis denuncias, respectivamente.

La fiscal central de Investigación para la Atención de Niñas, Niños y Adolescentes de la PGJ local, Margarita Maguey, recordó en una entrevista con este diario que el bullying o acoso escolar no es un delito, pero las acciones que se cometen en este tipo de conducta pueden derivar en diferentes faltas.

Los delitos enmarcados en el acoso escolar más comunes son, lesiones –que tardan más de 15 días en sanar–, discriminación, acoso sexual físico, psicológico y cibernético, u homicidio.

Maguey señaló que el acoso cibernético no está catalogado como delito, pero entra en el tipo de  pornografía infantil cuando el menor es exhibido en fotos o videos, desnudo o en escenas sexuales.

Explicó que si bien no se puede ejercer acción penal contra menores de 12 a 14 años de edad, los casos si se contabilizan y se sigue una investigación.

Abundó que si los actos ocurridos en los centros escolares no escalan al algún tipo de delito, la denuncia se consigna como un acta especial, cuya copia se envía al DIF y a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que tomen medidas al respecto.

Dichas medidas están relacionadas con evaluaciones por parte de las autoridades escolares que ayuden a determinar el origen de las conductas de bullying. Los actos más comunes son insultos, golpes o discriminación.

Maguey puntualizó que desde el año pasado, la mayoría de las quejas o denuncias que interponen los padres de familia es por los insultos o amenazas, intercambiados por estudiantes a través de las redes sociales en temporada de vacaciones.

Agregó que es común que este tipo de conductas sean minimizadas por algunas escuelas, bajo el argumento de que son peleas típicas entre niños o adolescentes; sin embargo causan temor entre las víctimas.

“Los padres (de los niños agredidos) llegan muy enojados porque el asunto llega a minimizarse en las escuelas y acuden a la Fiscalía con para que atienda el problema”, comentó la fiscal.

Hace casi un mes, la Escuela Primaria Laos, ubicada en la colonia Narvarte, delegación Benito Juárez fue cerrada durante cuatro días por los padres de familia, quienes denunciaron que un menor ejercía acciones de bullying en contra de sus compañeros.

El acuerdo con las autoridades de la SEP fue que el alumno sería monitoreado de forma más personalizada y recibiría atención psicológica para evitar que mantuviera las agresiones.

Una madre dijo a Publimetro que su hijo fue obligado a comer un sándwich con tierra y piedras, lo que le provocó una infección estomacal.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo