Caiga quien caiga: Carlos Joaquín González de la alianza PRD-PAN

A unos días de la elección en Quintana Roo, el candidato a la gubernatura hace un balance de la campaña y habla de su plan de gobierno, del árbitro electoral, de la deuda del estado y de las acciones que tomaría contra los desvíos que detecte en la administración actual.

Por ángel Noh estrada

La campaña está en la recta final. ¿Cuál ha sido la respuesta a su proyecto político?
— Se ha ido sumando un grupo importante de ciudadanos, porque gran parte de las propuestas que he llevado a cada uno de los sectores de la comunidad salió precisamente de los ciudadanos.
Al  principio de la campaña diseñamos un proyecto que se basa en  tocar puertas, en escuchar a cada persona, en preguntarle cuáles son sus principales problemas y qué soluciones espera, cómo podemos  o debemos apoyar como  gobierno.

Con toda esa información pudimos integrar un programa ciudadano dirigido a cada hombre y mujer de Quintana Roo. Eso nos ha permitido plantear una  propuesta muy cercana a las necesidades de la gente y, al mismo tiempo, sumar a muchos más simpatizantes, a gente que quiere un cambio para Quintana Roo, que quiere un gobierno diferente del que hoy tiene, que se ha alejado totalmente de la gente. Y esto es de las cosas que más lastiman a  nuestros ciudadanos.

 

¿Cuál es la preocupación principal que le han externado los ciudadanos?
— Mira, es increíble. Yo fui presidente municipal de Playa del Carmen, de Solidaridad, en 2005. Y el principal problema que se manifestaba allí  era el de abrir accesos a las playas; la  gente quería tener más posibilidades de disfrutar el paraíso en el que vivía. Hoy, desgraciadamente, allí en Playa del Carmen y en  todo el estado la inseguridad se  ha vuelto uno de  los principales  problemas, tal vez el que  más intranquilidad genera en todos.

En algunos lugares menos y en otros  más, hoy  todos tienen ese problema de no dormir tranquilos,  de no ir a sus trabajos y regresar con tranquilidad, de no sentirse confiados ni en sus casas ni en sus centros de trabajo.

En Cancún, por ejemplo,  todas las regiones no tienen vigilancia, han crecido el pandillerismo y el  robo a casas-habitación, hay  asaltos en la vía pública. Un tema que preocupa y ocupa mucho es el aumento muy fuerte de delitos de tipo sexual, principalmente sobre mujeres, que hoy está afectando en gran parte la tranquilidad de las familias de Quintana Roo. Allí es donde nos han pedido el apoyo más fuerte.

Después de la seguridad, el desempleo.  La generación de empleos ha sido uno de los principales atractivos del estado.  Venir a Quintana Roo no es sólo venir a pasar vacaciones. Mucha gente sale de sus lugares de origen,  mucha gente de Yucatán por ejemplo, y viene aquí porque encuentra empleo,  una mejor forma de  vivir.

Hoy, desgraciadamente, Cancún, que era uno de  los principales generadores de empleo en el  país, empieza a decaer y ya existen  niveles grandes de desempleo, lo cual genera pobreza.
También se requiere el  mando único,  que pueda moverse en esas lagunas que se generan donde acaba la responsabilidad de las policías municipales y empieza la de las estatales, y  donde termina la de las estatales y comienza la de los federales. Por ejemplo, para atacar  temas de narcomenudeo y de narcotráfico se requieren esquemas federales.  La Policía Federal es la que debe actuar. Sin embargo, tiene  pocos elementos en el estado. La  Policía Municipal  tiene  un gran número de elementos, pero no puede hacer ese tipo de arrestos y de investigaciones.

¿Cuáles son los principales ejes de su programa de gobierno?
— El desarrollo económico, por supuesto, en donde se basan la generación de empleo, el apoyo al sector turístico, la diversificación económica, el apoyo a los emprendedores.También el desarrollo social del estado, con el cual atender a la gente se vuelve fundamental. La educación de Quintana Roo está entre las  tres últimas del país en cuanto a calidad; se necesita una revisión profunda de nuestros esquemas educativos, en su calidad y sus temas, y al mismo tiempo la capacitación y apoyo al magisterio.

El esquema de salud está roto dentro de ese desarrollo social. No tenemos los médicos necesarios. No alcanzan para atender a la población. No tenemos medicamentos y no hay atención suficiente, sobre todo en la zona maya, que está  absolutamente  olvidada en ese tema.

Los hospitales están al máximo y en muchos casos rebasados. Necesitamos acercar el médico a las casas de los ciudadanos, acercar las medicinas.

Si usted se convierte en gobernador, ¿investigará irregularidades atribuidas al actual gobierno?
— Sí, ¡por supuesto! Es necesario auditar el uso de los recursos. Es necesario saber en qué se invierten, dónde están las obras y llegar hasta  donde tope.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo