Tras agresiva campaña, este domingo se celebran elecciones en 14 estados

Este proceso electoral, que involucra a una tercera parte del país, arrojará pistas sobre lo que puede ocurrir en los comicios presidenciales de 2018

Por EFE

Más de 37 millones de mexicanos están llamados a las urnas este domingo para elegir mil 819 cargos, entre ellos los gobernadores de 12 estados, luego de una agresiva campaña electoral marcada por duras acusaciones y escándalos.

Además de los gobernadores, se renovarán 966 cargos en ayuntamientos, 388 escaños de Congresos locales, 393 presidencias de comunidad y se elegirán 60 diputados constituyentes de la Ciudad de México.

Este proceso electoral, que involucra a una tercera parte de México, arrojará pistas sobre lo que puede ocurrir en los comicios presidenciales de 2018.

Los 12 estados en los que se vota a gobernador dibujan una línea diagonal por el país, pasando por estados ricos y pobres, más o menos violentos, desde Chihuahua, en el extremo norte, hasta Quintana Roo, en el sureste.

Entre los más de tres mil kilómetros que unen un punto y otro, se elegirán los gobiernos de los estados de Sinaloa, Durango, Hidalgo, Zacatecas, Aguascalientes, Tamaulipas, Tlaxcala, Puebla, Veracruz, Oaxaca.

Nueve de ellos son gobernados por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y los tres restantes por las alianzas formadas por Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Además, en Baja California se elegirán ayuntamientos y diputados locales y en la Ciudad de México, 60 representantes de su primera Asamblea Constituyente.

Esta se completará con los 40 elegidos directamente por el gobierno capitalino, el Congreso federal y el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Gran parte de la artillería pesada de los partidos en esta campaña se ha centrado en las contiendas a gobernador, donde candidatos de cualquier color político han disparado y recibido dardos de sus rivales.

Miguel Ángel Yunes, candidato para la alianza del conservador PAN y el izquierdista PRD, fue acusado de formar parte de una red de pederastas.

Su adversario y primo hermano, Héctor Yunes, del oficialista PRI, lo calificó de “enfermo sexual” a la par que varios miembros de su partido en Veracruz son acusados de enriquecerse a través de contratos de gobierno a empresas fantasma.

En el violento Tamaulipas, estos últimos días de campaña cerraron con el secuestro y pronta liberación del futbolista Alan Pulido, aunque la contienda no se ha salvado de numerosas acusaciones entre candidatos.

Además, este sábado fue hallada una cabeza humana con un mensaje dirigido a un candidato a diputado y atacaron a la vivienda de un político en el estado de Veracruz.

En el municipio de Emiliano Zapata apareció una cabeza humana con un mensaje atribuido al cártel de Los Zetas y dirigido al alcalde del lugar y su hijo, actual candidato a diputado local.

El escrito acusaba a ambos de no cumplir con los acuerdos establecidos para que el grupo criminal financiara su campaña.

En Álamo, otra localidad veracruzana, fue atacada con armas de fuego la vivienda del dirigente municipal, Guillermo Martínez del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

En tanto, en la madrugada de este sábado se arrojaron bombas incendiarias en la sede del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Xalapa, y el viernes tiraron cócteles molotov a las oficinas del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Veracruz.

Con razón, el secretario de Gobernación del país, Miguel Ángel Osorio, calificó la campaña electoral como la “más despiadada” que ha visto hasta ahora.

“Tuvimos campañas con una intensidad como pocas veces habíamos visto. Los partidos optaron por unas estrategias que habrá que analizar para ver si robustecen el debate publico”, coincidió el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova.

Los principales focos rojos de la jornada electoral son Veracruz y Tamaulipas junto con un empobrecido Oaxaca, donde tiene mucha fuerza el beligerante sindicato de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Positivamente, estos comicios se celebran en un entorno más pacífico que las elecciones de junio de 2015, que estuvieron precedidas de asesinatos y amenazas en muchas regiones del país.

En esa ocasión los mexicanos acudieron a las urnas para elegir 2.016 cargos públicos, incluidos los 500 miembros de la Cámara de Diputados federal y nueve gobernadores del país.

El PRI, que en el 2012 recuperó la Presidencia después de dos mandatos de seis años en manos del conservador PAN, se impuso recibiendo el 29 % de los votos para renovar la Cámara Baja.

Respecto a las elecciones de 2010, la oposición parece ahora tener más posibilidades de triunfo, no solo por la coalición PAN-PRD, sino por la irrupción del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), encabezado por Andrés Manuel López Obrador, cuyo candidato en Veracruz ganó terreno y puede vencer a las otras dos opciones.

También están los candidatos independientes, quienes si bien no llevan la delantera en ninguno de los estados, sí harán que las victorias sean menos holgadas para los partidos hegemónicos que en el pasado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo