Los posibles sustitutos de Manlio Fabio Beltrones en el PRI

Nadie lloró por la renuncia del dirigente nacional del tricolor.

Por Iván Cabrera

Tomó la decisión el domingo y la reafirmó este lunes. Manlio Fabio Beltrones dio paso a “las decisiones, pues ya habían pasado las reflexiones”, confió un priista a Publimetro, minutos después de la sorpresiva renuncia del sonorense.

Los nombres del senador Arturo Zamora, el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida; el vicecoordinador del PRI en San Lázaro, Jorge Carlos Ramírez Marín, y hasta el del titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, suenan para quedarse al frente del PRI y preparar la transición. Aunque Carolina Monroy, secretaria general del PRI, sería la opción más viable.

Ahí estaban algunos de los gobernadores del Revolucionario Institucional, incluso algunos que fueron electos la jornada del 5 de junio… menos uno: Eruviel Ávila, hombre cercano al presidente Enrique Peña Nieto y, por lo tanto, lejano a Beltrones.

Como hombre de política, subió al estrado y  anunció su decisión: “En congruencia con mi compromiso de servicio al tomar posesión al cargo, hoy presento mi renuncia ante esta Comisión Política Permanente”. Lo hizo “tranquilo, ecuánime, como siempre ha sido”, dijo nuestra fuente.

Sin embargo, entre los asistentes, algunos quedaron estupefactos pues no esperaban la noticia; mientras que quienes ya sabían la decisión, hacían muecas de impotencia.

En medio de tanta aroma político,  tuvo que saludar a quienes estaban a su paso. No dijo nada ni emitió comentario alguno tras el anuncio. Es más, ni a su hija Sylvana, vestida con falda negra larga y una blusa naranja, su único familiar en el frío edificio del PRI, volteó a ver.

A pesar de la noticia, nadie lloró. Los resultados del 5 de junio fueron contundentes para el PRI: perder siete gubernaturas ante el PAN no es fácil de asimilar, menos si el partido gobierna y las aspiraciones para 2018 tienen ruta hacia Los Pinos.

“Nadie lo presionó (para renunciar); más bien fue orgullo propio”, enfatiza nuestra fuente sobre quien en 2012 intentó ponerse de tú a tú con Enrique Peña Nieto, en la carrera por la candidatura presidencial.

Como hombre de partido, Manlio aguantó la derrota interna y desde Insurgentes Norte comenzó a construir su camino al 2018. El año pasado no le fue nada mal: se llevó cuatro de nueve gubernaturas en disputa. Incluso a inicio de este año, obtuvo Colima. Todo era “miel sobre hojuelas”.

Pero 15 días después, la decisión estaba tomada. Manlio se iba por los pésimos resultados. Algunos gobernadores, como Aristóteles Sandoval, todavía hicieron su último esfuerzo y le pidieron que fueran “los priistas quienes decidamos si aceptamos su renuncia”.

Exactamente dos meses antes de cumplir un año al frente del Tricolor, Beltrones dijo adiós. Todavía falta ver si la Comisión Política del partido acepta la renuncia. Como sea, la suerte de Manlio se decidió el 5 de junio.

Loading...
Revisa el siguiente artículo