Liberan a sacerdote acusado de violación en Oaxaca

Un juez consideró que existían inconsistencias en la acusación y por eso ordenó la libertad

Por ADN Sureste

OAXACA. El juez cuarto penal ordenó la libertad del Vicario General de la Catedral Metropolitana de Oaxaca ya que consideró que no se acreditó legalmente la acusación de violacion agravada que el pasado fin de semana lo llevó a prisión con base a una orden de aprehensión.

El religioso se había deslindado de la acusación durante su comparecencia en declaración preparatoria.

Un joven de 19 años de edad recurrió a la justicia penal luego del presunto ataque sexual que sufrió la noche del jueves santo en las instalaciones eclesiásticas.

La víctima dijo haber sido embriagada y abusada sexualmente por el Vicario.

El juzgador consideró que existían inconsistencias en la acusación y por eso ordenó la libertad del sacerdote quien fue detenido y trasladado al penal de Miahuatlán de Porfirio Díaz.

Según el informe se trata del párroco CFPM, quien tenía en su contra la orden de aprehensión 274/20’16 que libró el juez cuarto en materia penal por el delito de violación equiparada.
En la causa penal existe la denuncia el ofendido, al indicar que los hechos ocurrieron durante la madrugada del 25 de marzo del año 2016, en el Viernes Santo.

En su relato ante la autoridad ministerial dijo que desde octubre del 2015 cuando fue la coronación de la Virgen de Juquila empezó a laborar en la catedral metropolitana, luego de recorrer otros templos.

La noche del jueves 24 de marzo, durante la Semana Santa, estuvieron recibiendo a los fieles con motivo de la visita de las Siete Casas.

Por ello, las labores se prolongaron hasta la una de la mañana del 25 de marzo cuando cerraron las puertas y tenían que abrirlas a las siete de la mañana para recibir a los fieles en el viacrusis y la procesión de imágenes.

Al dirigirse al cuarto ubicado en el curato, junto con un amigo que acudió a ayudarlo, fue interceptado por el párroco y quien le dijo si tomaban un mezcalito.

El afectado mencionó que en varias ocasiones lo había rechazado, pero junto con su amigo aceptó y empezaron a tomar. De pronto, el sacerdote empezó a acariciar a su amigo, quien con tres copas ya se sentía mareado y decidió irse a dormir al cuarto.

El denunciante dijo que se quedó con el sacerdote, pero a la quinta copa se sintió muy mareado y por lo cual caminó al cuarto para ir a dormir.

Fue en ese momento cuando lo alcanzó el padre y lo abrazó, empezaron a forcejear, pero de ahí perdió el conocimiento.

Más tarde, con la ayuda de los familiares se fue a domicilio y acudió a un laboratorio para realizarse unos análisis.

El domingo 27 acudió con sus familiares para hablar con el Arzobispo José Luis Chávez Botello,  pero no le hizo caso, ya que dijo que saldría a la Ciudad de México.

El caso fue turnado con el secretario de la diócesis, pero quien tampoco tomó en cuenta la declaración y por lo cual decidieron denunciar el caso ante el agente del Ministerio Público.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo