A punto de quebrar primera empresa de Metrobús

Una de las cinco sociedades operadoras de la Línea 2 acusa la falta de pagos por 6.3 mdp, nueve de sus 24 unidades paradas y falta de choferes

Por Israel Zamarrón

El Corredor Oriente Poniente S.A (Copsa), una de las cinco empresas que participan en la operación de la Línea 2 del Metrobús –que va de Tepalcates a Tacubaya- está al borde de la quiebra, denunciaron 70 de los 82 accionistas de esta sociedad mercantil.

Tanto Nicolás Vázquez como Encarnación Juárez, voceros de los socios inconformes, advirtieron que Copsa sería la primera empresa en quebrar en los 11 años que lleva de operación el Metrobús y en los ocho de la Línea 2.

Nicolás Vázquez, denunció en conferencia de prensa que desde hace 14 meses se les ha retenido el pago de seis mil 500 pesos mensuales a 70 accionistas, que suman seis millones 370 mil pesos.

Revelaron que de las 24 unidades con las que cuenta la empresa, nueve están paradas en talleres debido a diversas fallas, y acusaron que se les da un “mantenimiento primitivo” y sufren de “canibalismo”, pues se les retiran piezas para colocarlas en otros autobuses.

Vázquez Figueroa detalló que también Copsa tiene un adeudo de 54 millones de pesos por la compra de nueve unidades a Mercedes Benz, los cuales desconocen si ya se saldaron debido a que el presidente del Consejo de Administración, Oscar Pérez, no les proporciona mayores datos.

Otra irregularidad que señalaron fue que varios autobuses articulados que dan servicio en la Línea 2 no cuentan con pólizas de seguro o son contratadas sólo por tres, seis o 12 meses y después son canceladas.

“Aseguran la flota y después las cancelan a petición. Por ejemplo de las más dañadas cancelan los seguros, se repara y salen a circular, pero sin seguro”, apuntó Encarnación Juárez, otro de los voceros.

Esto, dijo, representa un riesgo para los usuarios, pues varios de los 24 autobuses de Copsa circulan con piezas de otras unidades, llantas lisas y sin póliza de seguro vigente.

También existe un déficit de conductores, pues están por debajo de los 60 que requieren a razón de 2.5 por cada una de sus 24 unidades; aunado a ello la segunda quincena de junio renunciaron 15 choferes por las largas jornadas de trabajo que van de 12 a 14 horas.

Por ello, de las 22 corridas que deberían hacer con las 24 unidades, sólo se hacen 15 corridas con 15 unidades, lo cual disminuye el pago por kilómetro recorrido, que es la medida de compensación para el chofer, y no por pasajero, como en el modelo de hombre-camión.

Consideraron además que la quiebra de Copsa representaría un fracaso en los esfuerzos de transitar hacia empresas operadoras de transporte y erradicar el modelo de hombre-camión, que es bajo el cual se rigen los microbuses y rutas de autobuses.

Por esta situación pidieron al jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, y al secretario de Movilidad, Héctor Serrano, que aunque se trata de un conflicto gremial, se instale una mesa de diálogo para que el Metrobús, órgano regulador, ponga orden.

“Ante este conjunto de irregularidades, los accionistas de Copsa”, dijeron, consideramos que el gobierno de la Ciudad de México “no vigila el buen funcionamiento de las redes de transporte, ni la forma en que operan las empresas que tienen contacto con el ente regulador del Metrobús”.

Copsa aporta 24 unidades a las 101 que transitan en la Línea 2 del Metrobús y mueven a cinco mil 500 pasajeros diariamente de los 170 mil que se movilizan en esta ruta.

TAMBIÉN PUEDES LEER

CDMX: prueban bus a gas natural; 90% menos sucio que micros

Metrobús Reforma tendrá conexión con Santa Fe

TE RECOMENDAMOS  

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo