95% de hogares mexicanos sin ninguna protección contra sismos

Por: Metro

¿Sabías que más de 95% de los hogares mexicanos carecen de un seguro que los ampare contra los daños provocados por un sismo? 

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) reportó que sólo 4.5% de los propietarios de una vivienda contrata o cuenta con una póliza sin estar vinculado al crédito hipotecario, lo cual habla refleja el peligro que corren miles de familias.

Octavio Juárez Castro, asesor en seguros y coach financiero, explicó la penetración de dicho dicho producto financiero es endémica y sin relevancia para la millones de familias que consideran que nunca sufrirán daños en su vivienda.  

“A pesar de que alrededor de 30% de las familias considera o sabe que es importante contratar una póliza, no lo contrata porque piensa que es caro o por miedo a que las aseguradoras no le paguen.

“El problema es que la mayoría –más de 60%– de los hogares ni siquiera piensa en el tema, no sabe cómo funcionan las coberturas y siempre termina diciendo ‘otro día, porque hoy no tengo dinero ni tiempo"”, señaló el asesor.  

El problema, apuntó Juárez Castro, es que gran parte del país, en general, y la Ciudad de México, en particular, se encuentra en una zona altamente sísmica,susceptible a terremotos, inundaciones o desastres naturales.

“Tal situación hace obligatorio pensar y reconsiderar la compra de un seguro y no sólo recordar el tema cuando llega la conmemoración del terremoto de 1985, como sucederá este 19 de septiembre”, apuntó. 

¿Qué riesgos cubre un seguro de casa habitación?

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) explicó que las coberturas más importantes son:

• Terremoto y / o erupción volcánica: ampara los daños materiales directos causados por tales fenómenos baturales.

• Robo y/o asalto: de objetos y menaje de tu hogar.

• Rotura de cristales: interiores o exteriores (aún decorativos o utilizados como cubiertas).

• Joyería: te protege contra robo de joyas, orfebrería, relojes y pieles que se encuentren dentro del inmueble asegurado.

• Equipo electrónico: asegura los daños o pérdidas materiales que sufra el equipo electrónico, propio de una casa habitación.

• Fenómenos hidrometereológicos: cubre las pérdidas o daños físicos directos ocasionados por avalanchas de lodo, granizo, helada, huracán, inundación, golpe de mar, marejada, nevada y tiempos tempestuosos.

• Beneficios extra: algunos seguros te ofrecen servicios gratuitos, por ejemplo de plomería o reparaciones eléctricas, como parte del seguro para casa habitación.

• Responsabilidad Civil: cubre los daños que ocasiones tú y/o tu familia a terceros, a su persona o sus propiedades, derivados de acciones no intencionales, de las cuales sean civilmente responsables.

• Gastos extraordinarios: esta cobertura establece, por ejemplo: el pago de la renta de otra vivienda, en caso de que la casa asegurada no pueda ser habitada por incidentes que generen reparaciones en el hogar y/o la remoción de escombro.

• La inclusión o las excepciones en cada una de las riesgos que cubren los seguros, dependen de el tipo de producto y la empresa seleccionada por el propietario.

Costos y sumas aseguradas 

Al referirse al costo de los seguros de vivienda, la Condusef y la AMIS reportaron que existen pólizas que cuestan entre dos mil 900 y cinco mil pesos, consideradas para inmuebles considerados de bajo riesgo, las cuales te amparan contra los daños provocados a la estructura y el contenido de la casa por incendios, terremotos, erupción volcánica, inundaciones, robo y gastos médicos.

Aunque también existen opciones que ofrecen protección contra robos con violencia, cristales rotos, remoción de escombros, renta de una habitación, equipos electrónicos, joyas, dinero en efectivo y servicios de asistencia, cuyo valor se eleva de seis mil, a ocho mil y hasta más de 15 mil pesos anuales.

Ejemplo: Para un departamento ubicado en la Ciudad de México, de 180 metros cuadrados, ubicado en un segundo nivel –de seis pisos–, construido en 1970, con un valor de un millón de pesos y 500 mil pesos de contenidos, la póliza anual cuesta:  

 

     

  

¿En qué me debo fijar al contratar un seguro? 

La AMIS te responde:

• Verifica la póliza cubra los riesgos que más te convienen, como los antes mencionados.

• Lee el contrato y checa las exclusiones, cláusulas y formas de validar los beneficios que te ofrece la aseguradora.

• Checa que el monto asegurado corresponda al valor total de la casa, incluido su contenido y no sólo al pago de la hipoteca, si es que aún estás pagando un crédito.

• Compara precios, servicios legales, monto del deducible, productos financieros adicionales, comisiones, formas de pago y penalizaciones.

• Asegúrate de que tus datos personales e información general contenida en el contrato sean correctos y correspondan al costo pactado.

• Declara la verdad e informa sobre la situación real de la vivienda, los materiales de construcción, niveles y uso que le das. Esto evitará caer en controversias que impidan el pago correspondiente de los beneficios, en caso de un siniestro.

• Has un inventario de todo lo que estás asegurando, toma fotografías e incluye un video, lo cual te ayudará a realizar una eventual reclamación.

• Resguarda los documentos importantes: póliza, escrituras, comprobantes de pago y recibos de impuestos. Saca varias copias y guárdalas en lugares accesibles. 

 

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER: 

• Dólar toca el cielo; este domingo sube a 19.89 pesos

• Presidente y ministros ganan al día lo que un profesionista al mes

Loading...
Revisa el siguiente artículo