logo

El rechazo a la inmigración y a las consecuencias de la globalización económica llevó a los británicos a votar en 2016 a favor de abandonar la Unión Europea (UE), un punto de inflexión en la historia del Reino Unido que ha sumido al país en la incertidumbre.