Suben 123% las deportaciones hechas por México

En los últimos seis años, las deportaciones de migrantes irregulares pasaron de 65 mil 208 a 147 mil 370, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM)

Por Fabiola Ayala

Las deportaciones que ha efectuado el gobierno de México en los últimos seis años se han elevado 123%, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Si bien la cifra ha tenido picos en diferentes años, de 2010 a 2016 se observa un incremento, pues de 65 mil 208 pasó a 147 mil 370, según reportes de la Unidad de Política Migratoria de la Segob.

El mayor número de deportaciones se presentó en 2015, con 181 mil 163, de los cuales 82 mil 597 fueron guatemaltecos; 57 mil 823 , hondureños; 34 mil 716, salvadoreños, dos mil 282, estadounidenses (la cifra incluye a los puertorriqueños), y mil 511 nicaragüenses.

Si se toma en cuenta el número de migrantes que entran al país en situación irregular contra la cifra de deportados, se comprueba que entre 78% y 91% son devueltos a sus países.

Por ejemplo, al cierre de 2016 se registró el ingreso a estaciones migratorias de 188 mil 595 extranjeros, de los cuales 78.14% fueron deportados (147 mil 370); mientras que en 2015, arribaron 198 mil 141, de los cuales 91.4% fueron devueltos a sus países.

Especialistas en migración, consultados por Publimentro, coincidieron en que nuestro país no puede aplicar doble rasero en el tema de la migración; es decir que por un lado defienda a los mexicanos deportados de EU y por otro expulse a los que cruzan la frontera de México.

Rodrigo Paez, investigador del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la UNAM, comentó que los flujos migratorios en México son muy diversos, pero una parte tiene en común que busca llegar a EU ya sea de forma ilegal o bajo la figura de refugiados.

Por ejemplo, dijo, la migración de centroamericanos que se dirigen a EU ha crecido en los últimos años, sobretodo por el recrudecimiento de la violencia en los países del triángulo del norte-centroamérica: Guatemala, El Salvador y Honduras.

Pero también se ha modificado de forma cualitativa porque no sólo migran adultos por separado, sino también familias completas y niños solo o acompañados de hermanos.

A ellos se añaden los cubanos que desde hace casi dos años viajaron a México en busca de llegar a EU, luego de que el ex presidente Barack Obama autorizara su ingreso con visa temporal de un año, con probabilidades de darles la residencia.

Otra población que se incrementó fue la de africanos, quienes salieron huyendo de sus países por cuestiones de pobreza o situaciones de violencia, y decidieron buscar oportunidades en países latinoamericanos o en EU.

Una realidad más es la que viven los migrantes haitianos varados en Tijuana y Mexicali, quienes salieron de su país víctimas de los estragos del sismo de 2010 o por el huracán Matthew en 2016.

Tanto haitianos como africanos encontraron trabajo en Brasil para las obras proyectadas para Mundial de futbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. Pero la crisis económica en dicho país los terminó lanzando a México con rumbo a EU.

De ahí que el gobierno mexicano se ha visto rebasado para dar atención a dichos migrantes y se ha limitado a ejercer las deportaciones, ya que no cuenta con ayuda suficiente para alojarlos en albergues, añadió el investigador Rodrigo Paez.

Expuso que la pregunta para México es saber si ya trabaja en un plan migratorio que no sólo se limite a bloquear la frontera sur, sino establecer programas mejor estructurados para los migrantes que deseen quedarse en el país de forma regular.

Lo anterior porque el denominado sueño americano se ha diluido por el incremento de las deportaciones y actualmente por las amenazas del presidente de EU, Donald Trump de regresar a todos los los hispanos a México.

Para Manuel Ángel Castillo, profesor-investigador del Centro de Estudios Demográfcos, Urbanos y Ambientales, del Colegio de México, el Ejecutivo debe reconocer que hay un problema en materia migratoria y ya no ver al país como un lugar de origen de migraciones, sino que hay una situación de recepción, tránsito y retorno de personas.

Apuntó que si se toma esa consciencia será posible desarrollar una política que integre las cuatro caras de la migración, además de solicitar el apoyo a instituciones internacionales como la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

México debe recibir deportados extranjeros de EU

El coordinador de la maestría en Estudios sobre Migración de la Universidad Iberoamericana, Javier Urbano Reyes aseguró que no existe ninguna figura jurídica que obligue a México a aceptar a los migrantes extranjeros irregulares, deportados de EU.

El martes pasado, trascendido que el gobierno de Estados Unidos plantea deportar a todos los migrantes ilegales a México que hayan solicitado asilo bajo el argumento de que sus vidas están en riesgo o son perseguidos.

Para las autoridades estadounidenses el hecho de que tales extranjeros esperen respuesta de asilo en México, les abarata costos y la clausura de algunos centros de detención.

En este sentido, el experto insistió en que México no puede ni debe aceptar que los deportados extranjeros lleguen a México, puesto que esa atención le corresponde a los países de origen.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo