¿Y si en lugar de separar la basura… dejáramos de producirla por completo?

Según el INEGI, en México se recolectan casi 90 mil toneladas de desechos todos los días

Por Ibero

Por: Valeria Estrada

Los residuos que tiramos nunca desaparecen, simplemente se trasladan a otro lado. Con consecuencias que van desde coladeras tapadas en la ciudad, hasta el desprendimiento de un iceberg en la Antártida, la basura es una de las fuentes de contaminación más graves en la actualidad. Según el INEGI, en México se recolectan casi 90 mil toneladas de basura todos los días. Ésta, cuando no se desecha de manera adecuada, termina acumulándose en océanos, tiraderos o calles.

La basura orgánica, por ejemplo, desprende gases de efecto invernadero ––como CO2–– cuando se pudre o se descompone, los cuales contribuyen al cambio climático. Por otro lado, la basura inorgánica que no es reciclada, puede tardar desde cien hasta mil años en descomponerse (piensa en que todas las botellas de plástico que has consumido en tu vida siguen en el planeta).

Separar los residuos es un paso fundamental para disminuir la contaminación; sin embargo, en México se recicla únicamente el 33% de la basura que se genera, por lo que, deberíamos empezar por reducir nuestros desechos. En la actualidad existe un movimiento llamado Zero Waste o Basura Cero, el cual pretende eliminar los residuos por completo.

Llevar una vida libre de basura parecería utópico, pero no es imposible. Simplemente es cuestión de buscar alternativas sustentables a los productos desechables que consumimos. Bea Johnson, autora del libro Zero Waste Home, resume cómo podemos disminuir nuestra basura en cuatro pasos: rechazar volantes, popotes, bolsas de plástico, etc., reducir nuestro consumo, reusar lo que ya tenemos y, finalmente, reciclar.

No se trata de dejar de generar basura de un día a otro. Se trata de hacer un cambio a la vez: usar termos en lugar de botellas de plástico, llevar bolsas de tela al súper, pedir bebidas sin popotes, comprar a granel, apoyar a tiendas locales, entre otras acciones. Además, existen un sinfín de opciones para reemplazar artículos desechables con materiales más duraderos como acero inoxidable, bambú o vidrio. Estos cambios, aunados a la separación de basura y al reciclaje, son un inicio para evitar que se sigan acumulando desechos en tiraderos o en las calles de nuestra ciudad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo