Casi el 100% de los casos de niños con incontingencia son curables: IMSS

La incontingencia o enuresis es un padecimiento que se presenta en los primeros años de vida en el cual los niños se orinan de manera involuntaria

Por Publimetro México

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)  aseguró que entre el 95 y 98% de los casos de niños con escapes de orina involuntarios, se resuelven exitosamente si llevan a cabo un tratamiento adecuado.

La incontingencia o enuresis es un padecimiento que se presenta usualmente en los primeros años de vida en el cual los niños se orinan de manera involuntaria durante el día o en la cama por la noche y que no si se recibe un tratamiento adecuado puede afectar el correcto desarrollo del menor.

Lee también: Caravana de migrantes que busca llegar a EU está retenida en Oaxaca

De acuerdo con Salvador Cuevas Villegas, jefe de Urología Pediátrica del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, este problema predomina en varones, en una relación de tres a uno, y se ha visto que está asociado con el desarrollo o madurez psicomotriz para lograr el control de esfínteres.

"Un niño, debe tener control de esfínteres como máximo a los cinco años de edad, pero si rebasa este periodo se considera enurético", dijo el doctor.

 El médico informó que hay varios tipos de enuresis: la mono sintomática, en la que el niño sólo se orina de noche y la no mono sintomática, donde además de que se orina en la noche, tiene escapes de orina durante el día.

Explicó que esta enfermedad también se clasifica en primaria: cuando el menor desde pequeño no tiene control eficiente de esfínteres; y secundaria: el niño no tuvo problemas durante mucho tiempo, pero a partir de un evento en su vida como el fallecimiento de un familiar o mascota, divorcio de los papás, empieza a orinarse.

¿Qué hacer si tu hijo tiene incontingencia?

El doctor Cuevas Villegas dijo que en caso de que un menor presente incontingencia es importante dar apoyo psicológico al menor para reafirmar su autoestima, diciéndole que él es normal y que no es un niño “malo” o “cochino”.

Señaló que los papás no deben compararlo con los hermanos, ni ridiculizarlo y mucho menos maltratarlo así como tratar de estimularlo, hacer un reconocimiento verbal amplio; para que el niño se dé cuenta que su esfuerzo no pasa desapercibido.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo