Manual para aprovechar los descuentos y ofertas del verano

Las ofertas del verano inician esta semana, con rebajas de entre 40% y 70%; para aprovecharlas debes comparar y combinar las promociones

Por Mario Mendoza

Las ofertas del verano son una temporada clave para los consumidores mexicanos; debido a que las tiendas y marcas ofrecen descuentos de 20%, 40%, 60%  y hasta 70% durante más de un mes.

Para aprovechar las rebajas y promociones de la temporada, la única recomendación es comprar sólo lo que necesitas; y gastar únicamente lo que puedes pagar; ello, con el fin de no sobreendeudarte o comprometer la estabilidad de tu bolsillo.

Alejandro Juárez Meléndez, encargado de promociones y créditos de una cadena de tiendas, explicó que las ofertas del verano o de fin de temporada arrancan desde la segunda quincena de junio y se prolongan hasta los últimos días julio.

Refirió que dicha estrategia permite a las tiendas movilizar sus productos en existencia y dar paso a la siguiente temporada; con el fin de permitir al público la compra de ropa, calzado, accesorios, electrónicos y hasta muebles a mejores precios.

“En las dos primeras semanas, las ofertas promedian entre 10% y 30%  en ropa, calzado y artículos personales; mientras que en la tercera semana las rebajas se extienden a muebles, electrónica y decoración

“Al final de la temporada, los descuentos llegan 40% ó 50%; más otro de 10% ó 20% sobre el costo ya rebajado; que traduce en una oferta de 60% real sobre el valor marcado en la etiqueta. Aunque hay marchas que ofrecen rebajas de hasta 70%”, explicó.

"El 30% de tu ingreso mensual es el monto máximo que debes comprometer en compras con trajeras de crédito o meses sin intereses, recomienda la Condusef.

Tips para ofertas del verano

Los especialistas en finanzas personales te recomiendan: 

1. Compra de forma inteligente

Una oferta real te proporciona un descuento mínimo de 30%. Si no necesitas el artículo que llamó tu atención, no le conviene a tu bolsillo. Antes de comprar pregúntate: ¿lo necesito?, ¿es útil?, ¿lo puedo pagar? o ¿es un impulso?

2. Redacta un presupuesto

Fija un porcentaje de tu ingreso para llevar a cabo tus compras. Suma tus ingresos del mes y resta los gastos fijos (agua, luz, renta, alimentos, transporte y otros adeudos). El remanente es lo que puedes gastar sin poner el riesgo tu estabilidad económica, personal o familiar.

3. Visita dos o tres tiendas antes de comprar

La Profeco te recomienda comparar los precios y verificar que las rebajas y ofertas del verano sean reales. Para comprobarlo: revisa que en la etiqueta del producto aparezca el precio anterior y el rebajado; así como el porcentaje de descuento. También puedes checar estos datos en las páginas web de la marca y la tienda.

4. Elige la mejor forma de pago

No hay dinero más caro que el prestado; por ello, entre más rápido pagues tu deudas o crédito, mayor será la aportación a tu bolsillo. Pregunta a los vendedores si hay alguna rebaja al pagar en efectivo o a la cuenta revolvente o del próximo mes; esto suma 10% ó 20% a las promociones de las marcas y las tiendas.

5. Usa el crédito a tu favor

Utiliza tu tarjeta como un medio de pago. Esfuérzate por liquidar cada mes el total de tus consumos para no pagar intereses. Ten cuidado con las mensualidades; ya que cada compra que realizas reduce tu capacidad de pago o el monto de tu quincena.

Si tienes que decidir entre un descuento sobre el precio de contado o los abonos, elige el primero, ya que el ahorro es mayor.

6. Conserva tus vouchers

Para evitar sorpresas en tus estados de cuenta, conserva –por lo menos– un mes las notas de compra y vouchers. Esto permite presentar una reclamación por cobros indebidos; hacer válida la garantía y mantener un control estricto de tus gastos.

7. Combina las ofertas

Pregunta cuál es el monto mínimo de compra y las tarjetas participantes en las promociones. Lee las condiciones y la compatibilidad con otras ofertas.

Consulta si los descuentos, el uso de monederos electrónicos y las mensualidades sin intereses son compatibles. De esta forma podrás adquirir artículos complementarios a tu compra original.

Por ejemplo: cuando las tiendas te ofrecen recompensas a través de un monedero electrónico, el 20% o 25% del monto de tus compras originales se deposita en una tarjeta electrónica, cuya suma de dinero acumulada puedes utilizarla para seguir consumiendo.

Busca la mejor combinación. Puedes comprar un artículo con 30% de descuento, a meses sin intereses y pagar con una tarjeta que te ofrezca una recompensa en puntos o a través de monederos electrónicos.

TAMBIÉN PUEDES LEER

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo