¿Ahorrar o invertir?, qué te conviene más

Ahorrar implica sólo guardar una parte del ingreso, para una compra futura; mientras que invertir es poner a trabajar tus ahorros y recibir ganancias

Por Mario Mendoza

Ahorrar e invertir son metas recurrentes para la mayoría de los mexicanos; quienes buscan estabilidad económica y un estilo de vida sin sobresaltos.

Sin embargo, los resultados de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera revelaron que 56% de los adultos no ahorra; y 29% –de quienes sí lo hacen– guardan su dinero bajo el colchón o tandas.

Mientras que –apenas– 1.2% de quienes manejan una cuenta bancaria participan en un fondo de inversión; lo que demuestra la baja penetración de ambos instrumentos financieros.

Para resolver este dilema, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) elaboró una guía que permite encontrar las diferencias entre ahorrar e invertir; y sacar mejor provecho a cada cada herramienta.

El primer paso, apuntó, es definir de qué lado estás –entre los ahorradores o los inversionistas–; además de identificar tus necesidades, planear y acudir a un asesor para trazar un plan de trabajo a corto, mediano o largo plazo.

Diferencia entre ahorrar e invertir

Para definir cuál es el instrumento que más se ajusta a tus necesidades o intereses, la CNBV explicó que existen cinco diferencias básicas entre ahorra e invertir:

  • Primera: ahorrar significa dejar de gastar hoy y guardar ese dinero para un consumo o contratación de un servicio a futuro.
  • Segunda: el ahorro te permite hacer frente a una emergencia, salir de vacaciones y comprar bienes duraderos; desde muebles o electrónicos, hasta el enganche de un automóvil o una casa.
  • Tercera: invertir es poner a trabajar tu dinero, con el objetivo de obtener una ganancia a futuro; aunque para cumplir esta meta necesitas un ahorro previo.
  • Cuarta: cuando inviertes, tu dinero se incorpora a la economía a través de fondos o instrumentos financieros; los cuales permiten que otras personas o empresas lo utilicen. Y, a cambio de ello, obtienes una ganancia cuando te lo devuelven.   
  • Quinta: si en lugar de guardar tu dinero, lo inviertes, tus recursos crecen; aunque debes ser consciente de que el dinero que pones a trabajar no puede ni debe ser parte de tus gastos o necesidades diarias.

¿En qué ahorrar?

Sandra Huerta, coach en finanzas, explicó que –lo ideal– es ahorrar a través de una cuenta bancaria; cuyo rendimiento sea igual o superior a la tasa de inflación, que hoy ronda 4.51%.

De esta manera, refirió, las personas protegen su dinero contra el aumento promedio de los precios de productos y servicios; y evita que tus ahorros pierdan su poder de compra.

“Cuando guardas dinero bajo el colchón o participas en una tanda, te expones a que –con el mismo dinero que hoy guardaste– dentro de unas semanas o meses adquieras menos artículos o servicios.

“O que, de plano, no te alcance para adquirir eso que tanto necesitas; o sea insuficiente para contratar el servicio que habías pensado, porque ya cuestan más”, explicó la especialista.     

¿En qué y cómo invertir?

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores explicó que hay muchas formas de invertir tu dinero; desde adquirir una casa, cuya plusvalía o aumento de valor haga crecer tu patrimonio, hasta poner un negocio o participar en algún producto financiero.

En este último caso, indicó, la persona puede ingresar a un fondo de inversión; adquirir instrumentos de deuda emitidos por el gobierno (Cetes); o comprar acciones –en una casa de bolsa– de empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores.

En cualquier caso, evita las inversiones que ofrezcan“rendimientos altos e inmediatos” de 20%, 30% o más de 40%;  garantizados y sin pérdidas. Por lo que antes de firmar el contrato, investiga cuál es el rendimiento promedio que ofrecen otros instrumentos de la misma categoría.

Tips de inversión

Para invertir,  la CNBV te recomienda:

  1. Planea. Haz un presupuesto que te permita saber cuánto dinero –fuera de tus necesidades y gastos diarios– puedes invertir.
  2. Fija una meta y establece un plazo para alcanzarla; revisa el cumplimiento de cada objetivo y ajusta tus planes, de acuerdo a los retrasos o avances registrados.
  3. Acude con un asesor de inversión independiente o con un agente especializado de un banco, casa de bolsa o distribuidor de fondos de inversión. Ellos harán un un balance entre tus gastos e ingresos. Así como tu tolerancia al riesgo de una eventual pérdida de dinero; datos que servirán para saber cuál es tu perfil y el tipo de inversión que te conviene.
  4. Investiga y compara los distintos productos financieros de inversión. Checa las características de cada uno; compra el rendimiento o ganancia que ofrecen; y evalúa el riesgo y las comisiones que deberás cubrir. Nunca firmes antes de estar seguro.
  5. Pon tu dinero en más de un producto financiero. A esto se le conoce como diversificar tu inversión, lo cual reduce el riesgo a sufrir alguna pérdida.
  6. Aplica la regla de oro para las inversiones: divide 72 entre la tasa de interés anual, para obtener el número de años en los que se duplicará tu inversión. Entre mayor sea la tasa, en menos tiempo se duplicará tu dinero.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo