México, con los motores económicos apagados y a nada de recesión

El FMI recortó las expectativas de crecimiento de México y advirtió que no pasará de 0.9% en 2019; lo que anuncia desempleo y afectaciones familiares: especialistas

Por Mario Mendoza / @SoyMrMoney

Los motores de crecimiento de México –inversión, gasto público y comercio exterior– están apagados; y la economía nacional está nada caer en recesión, advirtieron especialistas consultados por Publimetro.

Prueba de ello, señalaron, es el recorte que el Fondo Monetario Internacional (FMI) aplicó –este martes– a las expectativas de desarrollo del país, de 1.6% a 0.9% para 2019; que, junto a otros recortes al PIB, anuncia más desempleo, menos consumo y problemas económicos familiares.

El director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, indicó que la reducción en las proyecciones del FMI advierten que la política económica del país no garantiza la reactivación del crecimiento durante el resto del año.

Proyectó que México decrecerá 0.3% en el segundo trimestre de 2019; con una caída de 0.5% respecto al mismo periodo de 2018. Apuntó que el impacto de tales daños se suman al retroceso trimestral de 0.2%; y al avance anual marginal de 0.1% del PIB en los primeros tres meses de 2019.

Explicó que tal escenario se configura porque “los motores de la economía están apagados: el gasto e inversión pública, que representan 14% del PIB está apagado; la inversión privada, que participa con 19% del PIB, está apagado; el mercado externo es deficitario y también está apagado.

“Y el único motor económico que nos queda es el consumo privado –o gasto las familias, empresas e instituciones privadas– que crece 1%; pero que puede ser afectado por la falta de crecimiento, el desempleo y la incertidumbre por la que atraviesa la economía”, puntualizó De la Cruz.

Recesión en puerta para México

México-2 Cuartoscuro

El investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, Gabriel Perez del Peral, alertó que existen señales claras de que México caerá en recesión económica; lo cual sería confirmado en agosto próximo, cuando el Inegi publique las cifras del  PIB correspondiente al segundo trimestre de 2019.

Indicó que la destrucción de más de 14 mil empleos formales, reportada por el IMSS en junio; la caída de la industria por ocho meses consecutivos; el aumento a 4.2% en la desocupación urbana; y los indicadores coincidente y adelantado que van en caída, anticipan la recesión.

En línea con tales indicadores, subrayó el especialista, “el FMI recortó su pronóstico de crecimiento del país a 0.9%; la última encuesta entre analistas de Banamex –casualmente– lo recortó de 1% a 0.9%; mientras que Banorte lo redujo de 1.5% a 0.8% para 2019.

“Y esto es resultado de las contradicciones en las decisiones económicas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador; de las consecuencias que trae la mal entendida austeridad republicana; y de la incertidumbre que causa la falta de inversión pública”, subrayó Pérez del Peral.

Más desempleo y restricciones para familias

México-desempleo Cuartoscuro

El consultor internacional, Abraham Vergara Contreras advirtió que la desaceleración económica y la eventual recesión, tendrá cuatro afectaciones directas para las familias mexicanas durante los próximos seis meses:

  1. Más desempleo. El IMSS ya reportó la cancelación de más de 14 mil plazas. Las proyecciones apuntan a un máximo de 400 mil nuevos empleos para este año; cifra representa 30% de 1.2 millones de puestos que demanda la población cada año.
  2. Menor consumo familiar. Al perder la fuente de ingresos, los miembros de los hogares ya dejaron de comprar. El indicador de Confianza del Consumidor cayó 0.6% en junio; y advierte que la población esperan un deterioro en la marcha actual y futura de la economía, aumento de precios y menos ahorro.
  3. Alza de precios. Aunque la inflación está en 3.95%, dentro de la meta oficial, la incertidumbre por la falta de ratificación del T-MEC en EU y la crisis del Brexit; así como la guerra comercial entre China y Estados Unidos y la reelección de Donald Trump llevarán al dólar a picos de 20 y 22 pesos, lo que implica alza de precios en granos, alimentos, medicinas y equipos electrónicos.
  4. Encarecimiento de las tarjetas de crédito, nuevos créditos personales y financiamiento para las empresas. Ello debido a la incertidumbre financiera, a la tasa de interés de referencia del Banxico, que permanece en 8,.25% y al riesgo de que los solicitantes caigan en impago por el desempleo y la pérdida de ingresos. Los créditos ya contratados a tasa fija no sufrían aumentos.

TAMBIÉN PUEDES LEER

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo