logo

En este quilombo, como se denomina en Brasil a los barrios de descendientes de esclavos que se escaparon, se reparten cajas con productos donados para que más de 100 familias puedan sobrellevar el brote de coronavirus.

Entre los residentes de la localidad María Joaquina abundan los artesanos, otros trabajan en hoteles o limpian casas pero debido a la pandemia no pueden salir a ganarse la vida.

¿Buscas un smartphone nuevo?  Conoce un equipo tan completo que lo único que le falta eres tú 

Si bien la mayoría evita ir a la ciudad, el virus de todos modos llegó al quilombo: más de 30 personas se infectaron, incluida Rejane Oliveira, que representa al estado de Río ante la Coordinación Nacional de Comunidades Rurales Negras Quilombolas.

 

Brasil fue el último país del hemisferio occidental que abolió la esclavitud en 1888. Las comunidades de antiguos esclavos sobrevivieron y hoy sus descendientes tratan de mantener vivas las tradiciones de sus antepasados.

Pero la pandemia ha obligado a lo residentes a usar tapabocas, encerrarse en sus casas y cancelar eventos. Sus residentes denuncian que el abandono estatal y el racismo se acentuaron en este contexto.

Según un informe oficial del pasado abril, existen unos seis mil quilombos en todo el país, aunque no se conoce la cantidad de personas que viven allí, ya que el censo, que por primera vez los iba a contar, se pospuso a causa de la pandemia.

La asociación de quilombos junto con el Instituto Socio-Ambiental han contado al momento tres mil 465 contagios y 136 muertes en quilombos de todo el país.

Te invitamos a consultar lo más visto en Publimetro: