logo
La Secretaría de Cultura envió cartas a las empresas para exigirles una explicación por la apropiación de los diseños / Foto: Facebook Tajëëw Díaz-RoblesLa Secretaría de Cultura envió cartas a las empresas para exigirles una explicación por la apropiación de los diseños  / Foto: Facebook Tajëëw Díaz-Robles
Noticias 29/05/2021

Empresas extranjeras plagian otra vez prendas de comunidades oaxaqueñas

Las colecciones de ropa se apropiaron de los diseños usados en Santa María Tlahuitoltepec, San Antonino Castillo Velasco y en San Juan Colorado

La Secretaría de Cultura exigió a las marcas de ropa Zara, Anthropologie y Patowl que aclaren la apropiación cultural realizada a pueblos oaxaqueños para la confección de prendas que venden en sus tiendas, así como de los beneficios que obtendrán las comunidades de donde son originarios los diseños.

Esto te interesa: ¡A ponerse listos para los Hot Days de Despensa a tu Casa de Bodega Aurrera en Línea!

La institución exigió que de manera pública expliquen los fundamentos por los que privatizaron la propiedad y conocimiento colectivo, pues dicha acción es contraria a cualquier principio ético y pone en evidencia una vez más que no se puede aplazar la discusión sobre la protección de los derechos de los pueblos originarios que históricamente han sido invisibilizados.

“Cada carta hace una invitación a desarrollar un trabajo respetuoso con las comunidades indígenas, dentro de un marco ético que no socave la identidad y la economía de los pueblos y siempre en apego a un comercio justo, que coloque en un plano de igualdad a los creadores indígenas, empresarios y diseñadores”, explicó la Secretaría de Cultura.

En el caso de la marca Anthropologie, que ofrece la pieza “Pantalones cortos bordados Marka, de Daily Practice by Anthropologie”, se identificaron elementos característicos de la cultura e identidad del pueblo mixe de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca.

“Los diseños son una manifestación de su identidad, historia y relación con el medio ambiente, simbolizan montañas, agua, veredas y magueyes, los cuales son plasmados en la indumentaria tradicional de hombres y mujeres. Son producto de la creatividad de este pueblo, que los transmite de generación en generación; sus portadores los lucen con orgullo, como expresión más profunda de su cultura”.

Mientras que la colección “Tops”, de Patowl, el plagio se identificó en camisetas que usaron la indumentaria tradicional del pueblo indígena zapoteco de la comunidad de San Antonino Castillo Velasco, en donde se usa la técnica conocida como “hazme si puedes”, ya que su elaboración es sumamente compleja.

No te puedes perder: Hot Days 2021 en Sam’s Club ¡Prepárate!

“Estas piezas forman parte de la identidad de sus portadores, técnicas y símbolos que han pasado de generación en generación, como la única herencia cultural de esta comunidad; muestra la parte intangible de su cosmovisión. No son sólo imágenes tomadas de la naturaleza y el entorno, sino que cada detalle refleja el sentir y la memoria histórica del pueblo zapoteco”.

Finalmente, en el caso de Zara, se oferta un “vestido midi de escote pico y manga corta. Detalle de bordados combinados a contraste. Cinturón lazada en mismo tejido. Bajo con aberturas laterales”, para el que se tomaron elementos mixtecos del municipio de San Juan Colorado, comunidad en donde los huipiles son parte de la identidad de las mujeres.

Su confección se realiza en telar de cintura y refleja símbolos ancestrales relacionados con el medio ambiente, historia y cosmovisión de la comunidad, cada prenda tarda en su elaboración por lo menos un mes de trabajo.

“Las cartas ya han sido enviadas a las marcas, son parte de las acciones que se realizan por la defensa del patrimonio cultural de las comunidades indígenas para evitar el plagio de sus elementos de identidad por parte de empresas nacionales y trasnacionales, con el apoyo de las secretarás de Economía, Relaciones Exteriores y Medio Ambiente; así como de los institutos Nacional de los Pueblos Indígenas, Mexicano de la Propiedad Industrial, Nacional del Derecho de Autor y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.