Reprochan regios indiferencia del gobierno por caso de Ana Lizbeth

Cientos de regios toman las calles para exigir justicia por el asesinato de la menor Ana Lizbeth; critican que ningún político se ha manifestado sobre el caso

Por Daniela Perez

La indignación de los ciudadanos de Monterrey por el asesinato de la pequeña Ana Lizbeth Polina Ramírez llevó a cientos de regiomontanos a tomar las calles del centro este domingo para protestar por el cobarde crimen y exigir justicia a las autoridades.

También puedes leer:

El activista Pedro Alejo Rodríguez, de Ciudadano Empoderado, encabezó una movilización que arrancó a las 11:30 horas de Ocampo y Zaragoza a la Explanada de los Héroes, en la Macroplaza.

Vestidos de blanco y armados con globos y pancartas, los participantes clamaron “Justicia”. Al tiempo que fueron escoltados por elementos de Tránsito municipal.

“¿Qué queremos? ¡Justicia!, ¿Qué buscamos? ¡Justicia!”, dijo el contingente a su paso.

“Ni un político se ha manifestado en este sentido. Ahí está el abandono de las instituciones. Total falta de empatía”, se quejó el organizador, quien fue candidato independiente a la alcaldía de Monterrey.

Ana Lizbeth, de apenas 8 años, desapareció el domingo pasado en calles de la colonia Vistas del Río, en el municipio de Juárez, y su cuerpo apareció dos días después. Falleció de asfixia por sofocación, según el resultado de la autopsia que le practicaron.

Al respecto, Rodríguez se pronunció por el endurecimiento de penas para los secuestradores y castración química para los violadores.

Por su parte, María Guadalupe Molina, tía de la menor asesinada, tomó la palabra y exigió justicia para la pequeña.

“Bronco, quiso su voto, que se ponga a trabajar. Él anduvo pidiendo dinero, que trabaje. Día tras día hay un niño desaparecido, niños que no salen a jugar a la calle. Pidió el voto, es justo que trabaje. No queremos tráfico de influencias en este caso”, demandó.

El contingente ingresó a Palacio de Gobierno para exigir pena de muerte a los secuestradores y asesinos.

Mientras que en el municipio de Juárez, fue ofrecida una misa por el eterno descanso de la pequeña.

El servicio religioso se realizó en la Parroquia Santa Clara de Asís, que se localiza muy cerca de donde ocurrió su desaparición.

Colectivos también critican indiferencia hacia el caso de Ana Lizbeth

Integrantes de varios colectivos en pro de la defensa de las mujeres también se manifestaron por el feminicidio de la menor Ana Lizbeth.

Ellas se reunieron en el cruce de Morelos y Zaragoza para leer un posicionamiento en donde resaltaron la indiferencia de las autoridades ante los casos de feminicidios que se han registrado en la entidad, incluido el de la menor.

“Nuestra queja es más que nada en contra del Instituto Estatal de las Mujeres que no ha hecho ni un pronunciamiento al respecto”, sostuvo Dámaris Olivo.

Entre los colectivos que participaron están Magdalenas Teatro de las Oprimidas, Red Necesito Aguantar, Fridas red de Acompañamiento, Colectivo Sobrevivientes y Colectivo Nuestra Voz.

El ayuntamiento de Juárez es uno de los cinco municipios del estado para los que se emitió una Alerta de Violencia de Género en el 2016.

Aíslan a Juan Fernando, presunto asesino de Ana Lizbeth

Juan Fernando (N), el ex policía de 37 años que se encuentra internado en el Penal del Topo Chico, vinculado a proceso por los delitos de feminicidio y secuestro agravado, como principal sospechoso del crimen de Anita, presuntamente corre peligro.

El juez de control que lleva el caso determinó un plazo de cuatro meses para el cierre de la investigación y ordenó que se refuerce la vigilancia para evitar que sea agredido.

Luego de ser recluido, el presunto agresor de Anita fue aislado ante el riesgo de sufrir agresiones, pues otros internos del penal supuestamente lo amenazaron.

En respuesta a esta determinación, los familiares de Ana Lizbeth se pronunciaron en contra de que reciba privilegios.

Mayra Cobos, cercana a la mamá de la niña, sostuvo que no tienen por qué tratarlo diferente nada más porque tiene familiares en la Fiscalía.

“Que el peladito tiene familiares en los altos mandos; ¿por qué lo tienen resguardado?, se le tiene que tratar como cualquier otro delincuente”, dijo.

La mujer asistió a la marcha que realizó Ciudadano Empoderado para exigir penas más severas para secuestradores y violadores.

Cobos también contó que la mamá de Anita está resguardada en casa de unos familiares porque ha recibido amenazas.

Con información de Aracely Chantaka Lucio

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo