La columna de Fernanda Tapia: la chancla que yo tiro ... no la vuelvo a reparar

Los zapatos son importantes, pero tal vez no imaginamos cuánto

Preguntando a varias amigas qué era lo primero que le veían a un caballero, la verdad es que me asombró la respuesta. En primer lugar fueron los ojos, en segundo los zapatos y tercero las nalgas… sólo porque debían esperar a que diera la vuelta. Los papos son importantes, pero tal vez no imaginamos cuánto.

Muchísimos años antes de Cristo, ya se usaban cacles. Y no son figuraciones. De hecho, los primeros zapatos de los que se tiene registro son unas sandalias tejidas con papiro, utilizadas hace unos cuatro mil años. Las sandalias son el calzado más usado en la antigüedad en climas cálidos y en lugares como África, existe toda una variedad de formatos para la población. Ahora bien, ni nos asombremos porque las crocs y las chanclas de hule de atorón en el dedo gordo son de los más usados hoy en día, incluso, en aeropuertos por aquello del “encuérese rapidito”. Los griegos también utilizaban sandalias, las llamaban krepis se fabricaban en diversos colores y con adornos de todo tipo, incluso las había con oro. Y los romanos las llamaban crépidas tenían la suela más gruesa y costados de cuero, y se ataban por encima del empeine. Prácticas antes que elegantes. Los soldados griegos y romanos utilizaban sandalias con suelas claveteadas y sólo se equipaban con botas gruesas para largas travesías a pie. Pero imagínense un pisotón en plena batalla. Ouch. El primer zapato propiamente dicho que se conoce es un modelo de cuero en forma de mocasín. Se sujetaba al pie con unos cordones de cuero sin curtir y fue harto famoso en Babilonia por ahí de mil 600 años a.C. A partir del año 600 a.C., las mujeres griegas de la clase alta adoptaron un calzado de cuero similar, ajustado al pie, y los colores de moda eran el blanco y el rojo. Ora bien. y para variar, los romanos fueron los primeros en establecer, alrededor del año 200 a.C., gremios de zapateros.  Estos profesionales fueron también los primeros en diferenciar el calzado para el pie izquierdo y para el derecho ¿Qué tal? Y ahí comenzó una larga historia de líderes charros y demás. Ya a mediados del siglo XIV, hizo su aparición un nuevo estilo: los zapatos con puntas extremadamente largas y afiladas. Neto eran muy parecidos a las botas Tribal de hoy en día, nomás que la curvatura hacia arriba era más onda asiática. Este calzado, los llamados crakows eran absurdamente largos y puntiagudos, por lo que la gente tropezaba constantemente con ellos. Los tacones o zapatos de tacón fueron creciendo centímetro a centímetro a lo largo de las décadas, y la tendencia más extrema se inició en la Francia del siglo XVI y justo los usaron primero los hombres. Quienes al más puro estilo Silvester Stallone querían lucir por arriba de sus camaradas o enemigos. Durante la Edad Media había que librar las calles minadas de cacas, por ello se usaron mucho las botas con suela gruesa y tacón alto que le proporcionaban a uno varios centímetros de protección. Y a las entradas de las casas había algo parecido a una herradura o arco de hierro parado para raspar ahí el lodo y excrementos pisados antes de entrar a un hogar que, en muchos de los casos, se compartía en el primer piso con el ganado de la familia para generar calorcito en la noche. Jejejeje. En esta misma época aparecieron los zuecos, creados al norte de Europa como un calzado adicional, en parte o totalmente de madera, con una base gruesa para proteger los zapatos de cuero buenos contra el barro y la suciedad de las calles. O sea, eran uno encima del otro. Y yo habría lucido como Goofy, ya que de por sí calzo del 7.

 

LA FRASE

“Los zapatos de Manolo Blahnik son mejor que el sexo porque duran más”. Madonna

 

EL DATO

Los zapatos que se fueron para no volver: los del Taconazo Popis; los clásicos de zapaterías Canadá; exorcistas tacón negativo muy positivo; o sus populares zapatos Alien.

 

LO QUE CALIENTA

• A mediados del siglo XVIII cuando se inauguró la primera fábrica americana de zapatos  en Massachusetts. Aunque fabricados  en serie, todavía se cortaban y cosían a mano, operaciones que realizaban en casa mujeres y menores de edad, después se completaba el montaje en la fábrica. ¿Los salarios y condiciones de trabajo? FATALES

• CHINA Y EL AÑO NUEVO En China, las personas acostumbran a comprar zapatos nuevos para celebrar la llegada del año nuevo. De acuerdo a las costumbres, el comenzar una nueva época con zapatos viejos atraerá la mala suerte.

• LOS ZAPATOS DE LOS NIÑOS De acuerdo a las costumbres de las zonas rurales de Irlanda, el enterrar los zapatos viejos de un niño extraviado hará que éste aparezca a la brevedad. Una costumbre un poco extraña pero que de ser cierta aliviaría la desesperación de muchos padres.

 

PARA PENSARLE…

De los infaltables: Las zapatillas de rubí de El Mago de Oz. No sabemos cuántos pares de los icónicos zapatos rojos se hicieron para el rodaje, pero al menos cuatro aún sobreviven. Un par fue robado del Museo Judy Garland, pero Leo DiCaprio y Spielberg se han encargado (soltando una buena cantidad de dólares) de recuperar exactamente aquellos que salían en primer plano justo antes de que Dorothy volviese a Kansas, y los podremos ver en el Museo de la Academia de Cine de Hollywood. Pensemos ahora en las zapatillas de cristal de Cenicienta, todo un clásico que ha hecho soñar a niñas de varias generaciones desde 1950 y han sido reinterpretados después por firmas como Pretty Ballerinas o Louboutin… Lástima que el príncipe azul no venga incluido con los zapatos… Los tenis Nike de Volver al Futuro 2  eran ferozmente solicitados en  las tiendas después de la proyección de la peli. La firma escuchó las peticiones y subastó mil 500 pares de sus “Nike Mag 2011” con fines benéficos. Los Converse de West Side Story, gracias a este musical, las zapatillas deportivas -concretamente Converse– se convirtieron en uno de los íconos por excelencia de la cultura norteamericana, y aún siguen siendo lo más en todo el mundo. Tanto, que Sofía Coppola incluyó unas All Star en el vestidor de su moderna María Antonieta. Ufff  y ¡¡¡qué decir los de Elton John!!!

 

LO CHIDO

• ¿Quieres zapatos con feminidad, lujo y glamur? Entonces ve por unos del malayo hechos a mano si te gusta la moda, y especialmente eres fan de los zapatos, seguramente sabrás que son “los manolos”; así les llaman en el mundo fashion a los zapatos de Manolo Blahnik, quizá el más prestigioso de los diseñadores de calzado femenino.

• Christian Louboutin, además de hermosos, versátiles y con detalles siempre originales. Sus calzados se consagraron por una gran particularidad que los diferencia del resto: poseen lasuela roja. Desde sandalias y ballerinas delicadas hasta stilettos con un tacón finísimo y plataformas de cuero, con tachas y estampados animal print, los zapatos de Christian Louboutin son un sueño. 

• Pa los coleccionistas han sacado una serie de papos de colección tanto de Star Wars como de Alicia a Través del Espejo, soñados. Por ejemplo, están bordados con motivos alusivos al tema y la suela tiene impresos a los actores (o sea, no los usas ni en casa). O bien el tacón alto es un conejo del reloj, un R2D2 o un casco de Darth Vader.

ARRIBA

Los diseños de Alexander McQueen extravagantes y transgresores. De hecho, le decían el “niño rebelde” de la moda. ¿Recuerdas los zapatos de Lady Gaga, los Monster Shoes? Bueno, fueron diseñados por él. Digamos que es el típico diseñador de zapatos que una mujer jamás podría usar pero que no podemos dejar de admirar. Además, ya Gene Simmons usaba botas así de monstruosas y nunca se dio los costalazos que se pegaba la pobre Gaga.

ABAJO

Imelda Marcos, esposa del nefasto dictador de Filipinas, dicen que acumuló tres mil pares de zapatos de diseñador mismos que fueron destruídos por la turba enfurecida.

 

NÚMEROS COMPARADOS

¿Los más caros? Los Ruby Slippers de Harry Winston. Estos zapatos fueron diseñados por Harry Winston para celebrar el 50 aniversario del Mago de Oz. Y tienen un valor de tres millones de dólares, además de que  fueron decorados con más de cuatro mil 600 piedras preciosas. Son, junto con los zapatos Rita Hayworth Heels de Stuart Weitzman, los zapatos más caros del mundo. Costaron unas 3,750 iPads… pero comprar iPads no me levanta el ánimo.

 

EL CHACALEO

@djperezf Mis favoritos son los zapatos femeninos para usarlos de arete. 

@arrebatoficial

No hace falta ponerse en los zapatos de otro, lo necesario es entender que es una persona, que tal vez no entiendas, y merece respeto igual.

@Cinemex


Cómo decía mi abuelita “a fuerza ni los zapatos entran”