La columna de Fernanda Tapia: y sigue la mata dando.. sube el secuestro

Etimológicamente la palabra secuestro tiene su origen en el vocablo latino secuestrare, que significa “apoderarse de una persona para exigir rescate, o encerrar a una persona ilegalmente”

Bueno, secuestro los hay diario y de a montón. Por una millonada o por un “costal de papas” como lo ha confirmado la policía. ¿Famosos en el país? Hace años el intento de secuestro de la hermana de Jolopo en la Condesa. El del jefe Diego, el del papá de 
Jorge Campos (a quien regresaron de volada porque no sabían con quién se metían), 
el hijo de Martí, el hijo de la Wallace, el hijo de Chente. Horror y más horror.

Fíjense que curioso, aunque etimológicamente hablando, la palabra secuestro tiene su origen en el vocablo latino secuestrare, que significa “apoderarse de una persona para exigir rescate, o encerrar a una persona ilegalmente”, muy endenantes se le conocía como “plagio” y este  término se refiere a una “red de pescar”. ¿Puede usted pensar en algo que le dé más temor que imaginar ser secuestrado o que peor aún, le pase a alguien muy muy querido? Toquemos madera. El secuestro no solo afecta a la víctima sino a la familia entera; con decirles que en psicología tienen incluso un término para lo que viven todos los que esperan por el secuestrado, una “muerte suspendida”. Y es ese lapso en el que estás en ascuas con el ‘Jesús mío’ en la boca y vendiendo hasta las tepancuanas para juntar el rescate esperando recuperar con vida al plagiado. O que tu familia pague el rescate. O ya por favor…que pase algo…lo que sea… pero un desenlace, que resuma el alma y acabe con la incertidumbre. Esto del secuestro no crean que es algo nuevo… Así como rehenes vivían durante años integrantes de familias nobles en casas enemigas, para asegurar la paz entre los reinos. Hasta se dice que “es uno de los componentes preponderantes de la guerra”.

Los especialistas lo describen: “el secuestro produce terror en los secuestrados y en quienes lo rodean; desorienta y tiende a provocar inacción y un sentimiento de impotencia en la población civil”. Por eso decimos también que tal o cual evento “tiene secuestrada la ciudad” ante la impotencia de las autoridades para actuar. Secuestros y muy muy feos los encontramos en toda la literatura antigua: La Iliada,  la Odisea, la Biblia, el Corán, la Torá, el  Bhagavad Gita ( libro sagrado de los Vedas escrito en el año 7000 a.C.)  ya registraba hechos de secuestro. ¿Creen que ahorita estamos fritos? Bueno, mal de muchos, consuelo de pen…sarse, pero fíjense que por ahí del  1500 a.C. la piratería (y no de CD’s y DVDs) estaba en su apogeo en Grecia, Libia, Egipto y Sicilia.

Y estos bucaneros descubrieron que secuestrando personalidades públicas o de la clase de más alto pedorraje, podía llegar no sólo a mitificar sino  casi a legalizar la ¡¡¡PIRATERIA!!!  De hecho, el secuestro y la piratería se consolidaron como parte del  sistema económico.  Lo más gacho del asunto vino muy muy poco después porque recuerden que ya se utilizaba la VENTA DE PERSONAS. Y en la antigüedad, el secuestro era una forma normal de sometimiento o comercio de personas. Por la guerras entre los pueblos, se empezó a comerciar con las personas libres caídas en cautiverio y dicen los que saben que así nació la esclavitud. Los fenicios plagiaban a doncellas y mancebos griegos y exigían por ellos un rescate o los enviaban a Delos, una isla del Egeo, centro internacional de este tipo de negocio. Hagan de cuenta lo que se cree que hacen los Zetas con los migrantes centroamericanos en su paso por México. Y de ahí La Iliada  con el mentado rapto de la Helena, realizado por Paris, el cual provocó la guerra de Troya. Aunque más bien fue un “robo” estilo “Allá en el Rancho Grande”. Ambos huyen y Menelao, el esposo cornuto de Helena, viaja con su ejército para obligar a su mujer a que retorne a su lado. Recordemos que ya se concebía a la mujer como posesión.

LA FRASE

En España una media hermana mía decía: “¿Cómo empieza la carta a los reyes Magos de ETA? Queridos reyes magos, tenemos al Niño Jesús” 

(Este era un chiste negro en las escuelas de esa época)

 

LO QUE CALIENTA 

• Los judíos, por su parte, vivieron el secuestro de José, hijo de Jacob, quien fue vendido por sus hermanos a los egipcios, simplemente por ser el hijo preferido del Gran Patriarca. ¿Se imaginan que esto no hubiera sucedido? ¡¡¡Nos quedamos sin Comedia Musical!!!

• Durante las cruzadas, Ricardo Corazón de León, uno de los generales cristianos, logra escapar de los árabes, regresaba a casa cuando lo secuestra un aliado suyo, el Duque, quien le puso precio a su libertad. Y su gente andaba tan gastada por aquello de las Cruzadas que lo dejaron a su suerte. 

• En 1532 fue capturado Atahualpa, último gobernante del Tahuantinsuyo, quien ofreció a Francisco Pizarro un cuantioso rescate para su liberación. Paga, y aún así, los traidores y conquistadores gachupines se lo chutan unos años después.  Entonces los tesoros quechuas viajarían por mar para terminar en España, pero en aquella época los piratas ingleses interceptaban esos barcos y robaban el botín. Ladrón que roba a ladrón…

 

PARA PENSARLE…

Este año que se echará la casa por la ventana para celebrar al Maestro de Maestros, el gran Miguel de Cervantes Saavedra recordemos que él pasó largo rato secuestrado. ¿Por qué? Fácil.  En los siglos XVI y XVII era muy frecuente, en el Mediterráneo, la captura de cristianos por piratas moros o mahometanos, quienes para liberarlos exigían siempre un rescate. Como eso estaba muy complicado y luego eran personas sin un peso en el bolsillo y familias miserables, surgieron órdenes religiosas que ayudaban a recolectar el dinero. Cervantes, autor de El Quijote, estuvo cautivo bastante tiempo, luego de ser tomado como prisionero de guerra en la famosa batalla de Lepanto. Misma donde perdió la mano y quedándose el mote de EL MANCO DE LEPANTO. Pero, de los más más largos:  Steven Stayner Stayner fue secuestrado en California en 1972, cuando tenía 7 años, por un pedófilo quien lo retuvo por siete años.  Natascha Kampusch desapareció en marzo de 1998, cuando tenía 10 años, mientras iba de camino al colegio. Desde entonces hasta 2006 permaneció encerrada en un sótano de 12 metros cuadrados. Elizabeth Fritzl estuvo secuestrada en un sótano durante 24 años por su propio padre, Josef Fritzl, conocido como el monstruo de Amstetten.

 

ARRIBA

Es famoso lo ocurrido al joven Julio César, quien fue secuestrado en una isla del Mediterráneo. Cuando el futuro cónsul romano se enteró de la suma exigida por sus plagiarios –veinte talentos–, esta le pareció poca, dada la posición que él tenía, y la hizo ascender a cincuenta, advirtiendo que cuando quedara en libertad los crucificaría a todos.

 

ABAJO

Cuando le entregaron a los cabecillas, decidió decapitarlos.

 

NÚMEROS COMPARADOS 

El secuestrado Jorge Born que terminó siendo amigo y socio de su captor Rodolfo Galimberti. Un dinero de la familia más rica de Argentina que sirvió para financiar a Montoneros, el grupo armado peronista  de los años  setenta y que fue aniquilado por la dictadura militar. El dinero del rescate acabó en Cuba, y nunca apareció completo (ya ven que siempre hay merma) y sirvió en parte para costear la campaña de Carlos Saúl Menem, que en los noventa indultó a los líderes de Montoneros. El secuestro más caro de la historia: 60 mdd de 1975, unos 260 millones de hoy. O sea unas 325,000 iPads

 

EL CHACALEO 

@moshizarper

El de Harp y el de Gumercindo el de la Española fueron de los primeros al de la Europea le cortaron dedo

@__walter__

Diego Fdz de Cevallos, Laura Zapata y la hermana, Harp Helú, Vicente Fdz hijo. El hijo de Martí.

@AlanRoundand

El que perpetró Jan Erik Olsson y que luego sirvió para nombrar al Síndrome de Estocolmo.

 

LO CHIDO

Pues aquí lo único chido es lo morboso… pero qué mello.

• Ingrid Betancourt, política colombiana fue secuestrada el 23 de febrero de 2002 por las FARC junto a su compañera Clara Rojas. Fue rescatada en julio de 2008. Charles Augustus Lindbergh, el hijo del aviador Charles Lindbergh fue secuestrado en su casa cuando tenía 2 años en 1932. Su cadáver fue hallado 73 días después.

• Alfredo Di Stefano, el futbolista argentino fue raptado en 1963 en Venezuela durante varios días, pero fue liberado. Del hecho hicieron una peli y en el estreno estuvo el secuestrador quien declaró muy orgulloso: “Le dimos un trato maravilloso, fue nuestro huésped. Fuimos sus anfitriones y lo tratamos muy bien”.

• En 1973 en la ciudad de Estocolmo, en un asalto bancario, los ladrones retuvieron a los empleados del banco durante varios días. Al momento de la liberación un periodista fotografió el instante en que una de las rehenes y uno de los captores se besaban. Este hecho sirvió para bautizar como “Síndrome de Estocolmo” ciertas conductas “extrañas” que demuestran afecto entre los captores y sus rehenes. El término fue acuñado por el criminólogo y psicólogo Nils Bejerot, colaborador de la policía durante el robo, al referirse al síndrome en una emisión de noticias.

 

EJECUTADOS 

Más bien, los estados con mayor número de secuestros en el país son Tamaulipas, seguido por Morelos, Tabasco y Guerrero según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo