Niñas y adolescentes en México: cifras actuales, futuros por prevenir

México cuenta con una población total de casi 120 millones de personas, de las cuales poco más de 39 millones están en la etapa de la niñez o la adolescencia

Por:

Con frecuencia escuchamos que las niñas y niños son el futuro de México. Es cierto. En algunos lustros serán la principal fuerza que impulse al país. Por ello, y a propósito del Día Internacional de la Niña, conviene tener un panorama de este sector de mujeres. Además, como bien lo aconseja la sabiduría popular, “si quieres saber cómo será tu futuro, examina tu presente”.

México cuenta con una población total de casi 120 millones de personas, de las cuales poco más de 39 millones —un tercio de la población— están en la etapa de la niñez o la adolescencia, es decir, los menores de 18 años. De este grupo, 19.4 millones, poco más de la mitad (50.6%), son mujeres. Siendo así, ¿cuántas son las niñas y adolescentes en nuestro país? Poco más del 16% (Cfr. lNEGl).

Hablemos primero de educación. Además de ser un derecho y una obligación, es un factor clave para el empoderamiento femenino. La educación constituye una valiosa herramienta de integración social, que posibilita el ejercicio de otros derechos; favorece la participación en condiciones de igualdad y contribuye a evitar la marginación y la exclusión (Cfr. ONU Mujeres 2015).

A nivel nacional, el analfabetismo en las adolescentes asciende al 0.7% (23,153). El Estado con mayor porcentaje de adolescentes analfabetas es Chiapas, con 3.2% de las adolescentes que no saben leer ni escribir, superando 4.6 veces el promedio nacional (Cfr. lNEGl).

Las principales razones por las que las niñas y adolescentes dejaron de asistir a la escuela fueron: 79 mil por falta de interés, aptitud o requisitos para entrar a la escuela; 51 mil por tener que trabajar y 45 mil por falta de recursos económicos (Cfr. lNEGl). Este horizonte exige reiterar que el trabajo infantil constituye una violación pues, así lo avala la UNICEF, “es un obstáculo para el desarrollo social y económico, ya que socava las competencias de su futura fuerza laboral y favorece la transmisión intergeneracional de la pobreza, al tiempo que perpetúa las desigualdades existentes”.

Uno de los temas que quiero resaltar a través de esta cifras es la salud sexual y reproductiva, así como el embarazo en los adolescentes, quienes son una población especialmente sensible en estos temas pues se conjuga la capacidad biológica pero no necesariamente la psicológica ni la social.

En México, la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (2014) muestra que casi la mitad de los que iniciaron su vida sexual no utilizaron algún método anticonceptivo en su primera relación. Esto significa que una de cada dos estuvo en riesgo de haber tenido un problema de salud o un embarazo, en la mayoría de las veces no planeado. 

Para que un ser humano se desarrolle plenamente, es preciso que crezca en un medio propicio donde se satisfagan sus necesidades espirituales, intelectuales y materiales. En el caso de muchas mujeres, especialmente las niñas y adolescentes, comportamientos discriminatorios favorecen que más grandes sean las carencias de un ambiente adecuado. Ojalá datos como estos, y la celebración del Día Internacional de la Niña, sean ocasión para poner de mayor relieve el problema y generar panoramas más prometedores.

Loading...
Revisa el siguiente artículo