PGR, el arma política del PRIGobierno

Lo preocupante del asunto es que el arma de difusión que utiliza el gobierno, vía filtraciones desde la PGR, es la misma que hoy utiliza para atacar a Ricardo Anaya.

PGR, el arma política del PRIGobierno

La guerra sucia en México data de 1958, cuando Demetrio Vallejo se levantó contra el estado desde su movimiento ferrocarrilero. Desde entonces, el gobierno federal priista no ha cesado de perseguir, hostigar, acosar, acusar, detener, encarcelar y hasta desaparecer a sus enemigos políticos, a la oposición.

Sin embargo, la alternancia en el poder y el regreso del PRI a Los Pinos supondría un cambio en el padrón sistemático de persecución política contra la oposición, pero la sorpresa es que bajo el velo de la presunta legalidad, el gobierno federal insiste en proceder de manera arbitraria para lo cual utiliza a la institución cuya única responsabilidad es encargarse de procurar justicia, no de involucrarse en temas político-electorales.

En el proceso electoral del año pasado ocurrió con la panista Josefina Vázquez Mota, ex candidata al gobierno del Estado de México, cuya familia fue presuntamente señalada de lavar dinero. La PGR confirmó que no había ninguna investigación, pero el daño ya estaba hecho.

Lo preocupante del asunto es que el arma de difusión que utiliza el gobierno, vía filtraciones desde la PGR, es la misma que hoy utiliza para atacar a Ricardo Anaya.

Pero este caso, el de la embestida ilegal y arbitraria contra el candidato de la coalición Por México al Frente es emblemática y, con toda seguridad, pasará a la historia del país como uno de los episodios más negros de guerra sucia de este gobierno priista, que verá su fin el 1 de julio, según todas las encuestas, nacionales e internacionales.

La estadunidense Bloomberg confirma que Ricardo Anaya es el único contendiente que registra un ascenso constante y firme, tan es así que en el periodo de precampañas subió 20 puntos en los índices de preferencia electoral, a diferencia del hundimiento insalvable de Meade, el aspirante del tricolor.

Es por esta razón que el PRIGobierno se ha enfrascado en una estrategia judicial para afectar a Anaya y tratar de colarse en un lejanísimo segundo lugar.

Aquí lo que está en juego no es el futuro del PRI, pues ese ya nadie lo rescata ni lo revive. Aquí lo que está en juego es el futuro de la PGR, pues su actuar ilegal afecta de manera gravísima los cimientos de lo que será la nueva Fiscalía General de la República, un aparato de procuración de justicia que no dependería del gobierno federal en turno, sino que gozaría de total autonomía.

Ahora mismo, la facciosa PGR, cuyo encargado de despacho es Alberto Elías Beltrán, viola todos los principios del debido proceso en una estrategia que busca, en el fondo, favorecer al PRI en el actual proceso electoral.

Para abogados, constitucionalistas y expertos en Derecho, nunca antes la PGR había actuado de manera tan turbia, tan irregular, tan ilegal: Por ejemplo, nunca antes había difundido un video de una de las instalaciones de máxima seguridad, como es la SEIDO, nunca. Ya no se hable de peligrosísimos narcotraficantes, ni de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex involucrado en el megaescándalo de corrupción de Odebrecht, sino de casos de figuras públicas, como el futbolista Rafael Márquez o el cantante Julión Álvarez.

La PGR nunca antes había sido tan eficaz para localizar a una persona buscada por la justicia. Por ejemplo, desde 2016 busca sin éxito a Moisés Mansur, vinculado al caso de Javier Duarte; tampoco sabe nada del paradero del chihuahuense César Duarte o del caso del exgobernador tamaulipeco Tomás Yarrington, cuya extradición se la está ganando Estados Unidos.

Este caso contrasta también con la actuación de los funcionarios federales. Por ejemplo, el año pasado Santiago Nieto, exfiscal electoral, fue despedido luego de que divulgara que Emilio Lozoya le pidió que lo exonerara públicamente, y el ex procurador general de la República, Raúl Cervantes, afirmó hace cuatro meses que la PGR tenía un expediente sólido en el caso Odebrecht, el cual hasta ahora se desconoce, a pesar de que expresidentes de otros países han sido encarcelados por este escándalo.

¿Y sobre la Estafa Maestra? La PGR tiene abiertas 21 carpetas de investigación por un desvió multimillonario desde varias dependencias federales, sin que hasta la fecha haya consignados o funcionarios acusados. De los desvíos desde Sedesol, en los tiempos en que José Antonio Meade era titular, tampoco hay nada y una verdadera mentira que haya más de 400 servidores públicos sancionados.

El martes, la ciudadanía hizo Trending Topic el hashtag #FueraPGR, pero tan solo unas horas después, los bots del gobierno lo tumbaron.

El uso de la PGR como brazo político del gobierno significa un negro antecedente a nivel mundial. Este gobierno se acostumbró a ganar elecciones a la mala, a retener el poder al costo que sea, así sea rompiendo las leyes que juró honrar y defender. El único gran problema es que, según todas las encuestas, Anaya va para arriba y esa tendencia nada ni nadie la frena. De mantenerse así, el próximo 1 de julio el país logrará una vez más la alternancia y eso se ha convertido en el mayor temor del PRIGobierno.