Al fin las campañas presidenciales arrancaron

Con las campañas llegarán millones de spots, decenas de encuestas, cientos de “fake news”

Al fin las campañas presidenciales arrancaron

Margarita Zavala y Ricardo Anaya lo hicieron en el primer minuto del viernes. Ella, en el Ángel de la Independencia y él en la Expo Santa Fe. Por su parte el domingo arrancaron campaña José Antonio Meade en Yucatán y Andrés Manuel López Obrador en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Con las campañas llegarán millones de spots, decenas de encuestas, cientos de “fake news”, promesas de campaña y tres debates organizados por el INE. La polarización ya está aquí, vienen los ataques entre candidatos, pero más aún entre sus seguidores. La intolerancia se ha apoderado de las redes sociales, los que más insultan son los de Morena, hoy más incluso que su propio dirigente.

A nadie le viene bien un país dividido, un país en donde la polarización está en cada comentario. No nos equivoquemos, ninguno de ellos, de los cuatro que están en la boleta, podrá cambiar a México por arte de magia, porque no hay líderes omnipotentes, esos ya no existen. Ellos necesitan de los ciudadanos y nosotros necesitamos de buenos políticos.

Se equivocan los que piensan que subiendo noticias falsas, ataques en redes sociales o verdades a medias harán de México un país mejor. Al país lo mejoramos o lo empeoramos todos. No hay varas mágicas. Tampoco hay líderes súper poderosos que pueden acabar con todos los males de nuestro país por decreto. Quien crea que una persona hará que todo cambie por el simple hecho de ganar vive en el país de la ingenuidad.

Comenzaron las campañas al fin, razonemos el voto y analicemos a quien se lo daremos para que gobierne los siguientes 6 años. Pensemos que nuestro país necesita de todos para sacarlo adelante, necesita sí, un buen presidente, pero también mejores ciudadanos y estar insultando al que piensa distinto nos aleja de ser mejores.

Quien crea que una persona lo hará por el simple hecho de prometer el cambio, está muy equivocado. Los intolerantes que se queden insultando en las redes sociales sin mover más que un dedo, porque a ellos no los necesitaremos. Porque las campañas comenzaron, pero no hay que olvidar que quien gane necesitará de todos nosotros.

Últimas palabras.

Los candidatos independientes están en desventaja desde el primer momento, hoy no es distinto. Tienen menos spots y podrán recaudar menos dinero, viven inequidad.