¿Con qué tipo de colaborador te identificas?

Nuestro columnista Helios Herrera nos platica sobre el tipo de empleados que existen en una empresa o centro de trabajo. Con ¿cuál te identificas?

Por Helios Herrera

Sin importar el rubro al que se dedique cada empresa, ni el tamaño de la misma; hay cosas que difícilmente varían de una a otra.

Si durante tu vida laboral has colaborado en diversas empresas, estoy seguro que concuerdas con que, al lugar que vayas, siempre se encuentran perfiles muy específicos de los colaboradores; que si bien se modifican, o mejor dicho se amoldan al enfoque y filosofía de cada empresa, en esencia no esconden su modo de operar y trabajar.

Este domingo quiero compartir contigo, algunos de los tipos de empleados que he podido identificar a los largo de mi carrera, tanto en experiencia propia, así como por medio de todas aquellas empresas con las que hemos coincidido para implementar diversos proyectos de capacitación y desarrollo Humano.

Estas líneas las comparto con el fin único de que logres identificar cuál o cuáles tipos se acercan más a tu persona, para que así puedas evaluar tu actuar diario dentro de tu empresa y modifiques aquello que no suma a la productividad.

1. Desafiante. Le gustan los grandes retos, no descansa hasta conseguir lo que se propone y nunca hay imposibles. Este tipo de colaborador suele ser el típico que siempre encuentra los “cómo sí” de las cosas, siempre tiene una respuesta afirmativa a cualquier petición; sin embargo, tienen la desventaja de no cubrir con todas las tareas, por querer atender todas y resolver cualquier situación de atraviese.

2. Irresponsable. Necesita presión de alguien para dar los resultados que se esperan, requiere de constante motivación. Dentro del pensamiento de este tipo de colaboradores, no existen los acuerdos, cree que siempre las cosas se resolverán de una a otra y es por eso que no da la respuesta solicitada. Sin embargo, cuando tiene un buen líder que lo acompañe, la conducta de irresponsabilidad se convierte en algo sencillo por modificar.

3. Pragmático/a. Tiene muy buenas ideas y siempre toma la iniciativa, pero no mide las consecuencias de sus actos. Es el típico que ni han terminado de pedirle algo y ya sabe, según él, cómo va a atender dicho asunto. Es una persona que sabe cómo hacer las cosas pero a veces se le olvida que primero hay que evaluar más situaciones alrededor de sus propuestas, es por esto que siempre debe estar acompañado de alguien que lo evalúe y le dé luz verde.

También puedes leer: 

4. Impuntual. Siempre se le hace fácil llegar tarde, no le da valor al tiempo y cree que el “ahorita” puede ser "después". Por supuesto que el bono de puntualidad jamás apunta para ellos, pues a pesar de que hacen y deshacen de todo para cumplir con ciertos horarios, por cualquier buena excusa no lo logran. Tienen la gran ventaja de ser personas con una alta creatividad, que les permite resolver adversidades imprevistas.

5. Egoísta. Cree que la empresa y las personas están en deuda con su persona y por eso supone que todo le pertenece. Es la típica persona que quiere todo para su molino y jamás valora el esfuerzo de quienes le rodean, cree que por sí sólo todo lo puede, aunque esto sea más que una falacia. Su egoísmo suele ser positivo al momento de representar a su empresa, porque cuando se ve compitiendo con externos, es muy leal a lo suyo.

6. Agresivo/a. Suele estar en constante búsqueda del conflicto, es una persona difícil de llevar y poco sociable. Lo podemos definir como aquella persona que le gusta sembrar problemas a la más mínima provocación, pareciera que su manera de operar es con mala gana; sin embargo, es como una cebollita, una vez que se siente en un ambiente cómodo y seguro, es capaz de bajar la guardia y cuidar de los suyos.

7. Coqueto/a. No conoce los límites entre el ámbito laboral y personal, tiende a seducir para conseguir sus propósitos. Tiene ese algo que qué sé yo, que le permite envolverse fácilmente con sus compañeros, cree que es capaz de conseguir lo que quiere por este medio hasta que se topa con quien le pone un alto. Su parte positiva es que es muy funcional al presentar proyectos o para vender los productos o servicios de su empresa, gracias a la facilidad de palabra que maneja.

8. Manipulador/a. Le gusta creer que todo y todos giran en torno a él/ella y sus necesidades, sus relaciones son por interés. Tiene una increíble habilidad para acomodar las cosas a su favor, es excelente delegando y luego colgarse la medalla de los honores; sin embargo, si modifica el enfoque de su manipulación, puede llegar a ser un excelente líder.

9. Amigo de todos. Sea cual sea lo que necesites, sabes que ahí estará listo para escucharte y tenderte la mano. No hay cumpleaños, día festivo o celebración que se le escape de las manos; domina el arte de caerle bien a las personas y sin duda es clave para la armonía de la empresa; sin embargo, llega a perder el orden de prioridad de las cosas, afectando su productividad.

10. Perfeccionista. Abarca más de la cuenta y por tal motivo pierde atención de lo principal, le gusta el control. Su mayor problema es a la hora de delegar, creen que nadie podrá hacer las cosas mejor que ellos y es por esto que se inundan de responsabilidades que llegan a ahogarlos hasta aplastar su productividad.

Espero que tengas a la mira los puntos que mejor te describen, y antes de ponerle a cada uno el nombre de tus compañeros, mejor comparte con ellos esta nota y que a cada quién le caiga el veinte que le deba caer.

Piensa, reflexiona y actúa.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo