De fenómenos a fenómenos

Sólo había que encontrar a la figura adecuada, con la historia de vida ideal para mantener al espectador al filo del sillón

De fenómenos a fenómenos

En algún momento tenía que pasar. Creo que sólo había que encontrar a la figura adecuada, con la historia de vida ideal, lograr un guión que –sin perder la esencia de los hechos– permitiera que la ficción enganche al espectador, lo mantenga al filo del sillón y combinado con muy buenas actuaciones. Todo eso se concretó con la serie de Luis Miguel, que está en pantalla de una de las más importantes plataformas digitales los domingos por la noche.

Platicando con Paulina Dávila, quien hace en la serie el papel de Mariana Yazbek, me decía que el fenómeno y la popularidad de la serie la alcanzaron hoy en todos lados; le preguntan, le interrumpen, le reclaman o felicitan. Y comentamos cómo la evolución que marca el consumo de contenido visual no pierde la raíz. Eso que hoy en día le pasa a ella seguro le llegó a pasar a las actrices que estelarizaban novelas en los ochentas, en los noventas, incluso a principios de los años dos mil; ya que para esas épocas eran productos salidos de la televisión con un apoyo bestial que los principales canales les daban a las historias; la repetición y el estar todo el día en resúmenes en el medio con más poder de penetración de aquellos tiempos creaba figuras, grandes estrellas, hoy todo pasa en la red, en una app, pero al salir de ahí todos comentan, todos se han querido meter, todos son expertos, todos opinan, todos quieren su parte: los que salen en la serie y los que no salieron, los que se sienten aludidos, perjudicados, los que regresaron al aparador pero casi todos hablan. Y es que la vida del intérprete más importante que tiene la música pop en sus últimos tiempos tiene tela de dónde cortar: hay misterio, mucho drama, éxito y música, combinación que hoy luce perfecta en pantalla.

Habrá que ver qué pasa cuando brinque a la televisión abierta, por que si de algo estamos seguros es que falta poco para saber en qué cadena, por qué canal y en qué horario podrán ver todos en su televisor la vida de el Sol.

En este mismo espacio dijimos que éste sería el año de Luis Miguel, que éste sería el regreso más importante de su vida y, hasta el momento, todo ha embonado y las cosas se están confirmando, el de su gira, sus conciertos llenos, un disco muy bien vendido, sus videos muy vistos y a inicios de semana una de las plataformas más importantes de reproducción de música confirma que su música había tenido un aumento bestial, no común en un artista mexicano, lo que marca la consolidación de la era digital, marca la nueva forma de consumo de contenido visual; algo que ya está pasando, algo que no es nuevo, pero que hoy mantiene uno de sus más grandes momentos.

Esperamos que –dado el éxito– no muevan lo que ya está grabado en edición, que nada logré influenciar para cambiar lo que de origen está saliendo muy bien y que la segunda parte siga manteniendo a todos sorprendidos con los detalles de la vida de uno de los más grandes ídolos de este país y que cuando aparezca en TV el Sol salga para todos, los que pagan y los que no.

Un aplauso para ellos.