Anaya, joven maravilla con rostro humano

En 2016 le puso una arrastrada a Manlio Fabio Beltrones, considerado como uno de los políticos priistas más poderosos del país, durante un posdebate electoral la noche del domingo 5 de junio

Por David Olivo

Es sabido su gran nivel educativo e intelectual, su destacada claridad y estructura de ideas. En 2016 le puso una arrastrada a Manlio Fabio Beltrones, considerado como uno de los políticos priistas más poderosos del país, durante un posdebate electoral la misma noche del domingo 5 de junio. En esa elección el PAN ganó siete de 12 gubernaturas. El PRI echó a Beltrones de su dirigencia.

Con 39 años recién cumplidos, Anaya muestra su multitalento y aunque acostumbra a mostrar siempre control sobre sus dichos y sobre sus actos, también es sonriente, entusiasta, cercano y empático con la gente, algunas veces, incluso, cuando son críticos o simpatizantes de otros candidatos.
En las últimas semanas se ha posicionado como el único candidato capaz de alcanzar y vencer a Andrés Manuel López Obrador. Es un joven político talentoso, echado para adelante y capaz de enfrentar al régimen.

Su página de Facebook cuenta con 1 millón 917 mil 274 seguidores, en tanto que la de Twitter con 726 mil 107 seguidores. Es por eso que el candidato queretano utiliza los mismos contenidos en las diferentes plataformas, a fin de que sus propuestas lleguen a más personas, para que pueda “conectar” con el público más joven y lograr una mayor interacción.

Es perfeccionista y habilidoso en su oratoria. Su tono y timbre de voz son buenos. Y uno de sus aciertos es que comparte selfies o fotos tomadas por él mismo con jóvenes, lo cual le ayuda a acercarse a este grupo de votantes.
Además, es de los pocos políticos que hace uso de documentos como evidencia para desmentir los ataques en su contra, para sepultar Fake News y guerra sucia.

Ricardo Anaya es un talentoso cuadro político panista que es capaz de meterse en cualquier universidad, de aceptar retos como meterse en la Universidad Iberoamericana, donde hace seis años se gestó el movimiento #YoSoy132 en contra del entonces candidato presidencial priista Enrique Peña Nieto.

Ahora, Anaya se metió a la guarida de los principales conductores de los programas de los Grupos Fórmula y Radio Centro, donde platicó con Javier Poza, Maxine Woodside, René Franco, Janet Arceo y el comentarista deportivo Antonio Rosique, con quienes platicó de propuestas de fondo, pero también de propuestas para mejorar el día a día de la gente común y corriente, como por ejemplo el tema de la inseguridad en las calles o la violencia intrafamiliar o de género, o cómo convertir a México en una de las grandes potencias mundiales en materia deportiva.

Ricardo Anaya también platicó con el siempre polémico Carlos Albert, así como con los populares Toño Esquinca, Mariano Osorio y Gabriel Escamillas, conductores que tienen y entienden el pulso de la gente, las preocupaciones más sentidas de la ciudadanía, de los que no tienen voz, de aquellos que no son escuchados.

Anaya escucha, entiende y atiende, es por eso que ante todos estos conductores de radio y sus audiencias se comprometió a trabajar por transformar la realidad del país en materia de seguridad pública, economía y empleo. En atender a señoras y amas de casa preocupadas por el bienestar de sus familias, oír a aquellos deportistas del barrio, los que juegan en terrenos baldíos o se conforman con ver lo deportes en la televisión y entender a los jóvenes incomprendidos o a aquellos que sufren de acoso y violencia en la calle o en sus escuelas.

Para cada uno de estos sectores, Ricardo Anaya tiene propuestas concretas a fin de cerrar círculos de la violencia y de riesgo por vulnerabilidad social y patrimonial.

La propuesta de Anaya transita en cinco ejes medulares: Ingreso Básico Universal, para que todos los mexicanos reciban una cantidad de dinero que les permita vivir con dignidad; reordenar la política social para detectar qué programas sí están funcionando y anular los que sólo contribuyen a la corrupción; eliminar gastos burocráticos, lo que incluye reducir el número de funcionarios encargados de administrar los programas sociales; promover el emprendedurismo, y lograr mejores empleos, para fortalecer el mercado interno y que se dinamice la economía nacional.

A un mes de la elección, Anaya se consolida como el candidato que puede vencer a AMLO, el único que cuenta con propuestas claras y el más tolerante, pues lo mismo abraza a los suyos que a algún simpatizante de otro color. Anaya es la apuesta para transformar al país, instaurar un gobierno de coalición y demostrar al mundo que México puede ser otro país, no aquel reino de corrupción que dejará Peña Nieto.

En estos dos meses de recorrer el país y a 30 días de los comicios, Ricardo Anaya se consolida como el joven maravilla con rostro humano.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo