Más allá de la pantalla

Por Jessie Cervantes

La televisión en México, ha constituido uno de los espacios de expresión, reconocimiento y recreación cultural por excelencia, convirtiéndose además en una de las cosas que más nos mueven como país, pues siempre se centran en burlar la ficción para acercarse más a la realidad.

Y es justo ese acercamiento a la vida cotidiana, el que consigue que nos conectemos con esas figuras que traspasan la pantalla y se vuelven íconos no sólo a nivel nacional, sino que recorren con su talento el globo terráqueo entero.

Silvia Pinal, es una de esas figuras, a quienes su expresión, su capacidad, su talento y su chispa tanto dentro, como fuera de la pantalla, la catapultaron a lo más alto de la escena, posicionándola como una diva del séptimo arte mexicano, mas su esencia, proyecta a uno de los seres más humildes que he conocido. 

Tuve el honor de cruzar las puertas de su casa, sentarme en la intimidad de su sala, y no hubo ni un instante en que la sonrisa le desapareciera del rostro, y fue ahí cuando pude percatarme de que a pesar de que, a una gran personalidad como Silvia, la persigue su trayectoria actoral, lo que la define, es la calidez del corazón.

La charla con la primera actriz, me dio la oportunidad de indagar más allá en el homenaje en vida que le harán, y no cabe duda de que este proyecto, tocará fibras de millones de mexicanos, que nos enseñará lo grande de una diva, de una leyenda, de lo que una mujer tan imponente ha trabajo, de cuánto se ha roto el alma, para ir creciendo y ganándose el corazón de cada una de las personas que con ansias aguardan detrás del televisor.

“Oyéndote, me siento cansada, porque si yo hago todo eso, híjole, no; me siento muy orgullosa de lograr cosas, de ver lo que logrado… además esto es una especie de homenaje al trabajo que he hecho, donde la gente podrá enterarse de todo lo que siempre quisieron saber, pero pues es toda una vida, ahí no se puede ni quitar ni poner nada”, estas fueron las palabras de la actriz, sobre su sentir ante esta espectacular manera de rendirle tributo.

Y no es para menos, pues Silvia es y seguirá siendo absolutamente, todo en la vida de nuestro país, y se ha encargado de poner aún más en lo alto, el nombre de México. Además, es el claro ejemplo de que la perseverancia y la lucha constante siempre te darán la fuerza para continuar haciendo lo que amas.

“… así empecé a trabajar, y desde el día que empecé, hasta hoy, estoy activa, y haciendo cosas nuevas, porque todavía, estoy haciendo cosas nuevas, eso me tiene llena de satisfacción”, y lo mejor, es que cómo pueblo, nos unimos, y desde sus inicios en la pantalla, hasta el día de hoy, no hemos permitido que el cine de oro mexicano pierda vigencia.

No cabe duda, de que fue para mi una gran experiencia reencontrarme con Silvia Pinal, y que me abriera las puertas de su casa, pues detrás de esas inmensas puertas, se respira historia, se respira humildad, se respiran momentos, y sobre todo se respira el claro ejemplo, de un ícono mundial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo