El trimestre más violento en la historia

Por Héctor Escalante

El inicio de año se convirtió en el más violento en la historia de nuestro país. Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional Seguridad Pública es el primer trimestre con más violencia del que se tenga registro. Se registraron 8.493 asesinatos en enero 2.855 homicidios dolosos, en febrero 2.802 y en marzo 2.836.

Estos no son los muertos de los presidentes en turno, tampoco es cierto que sea a raíz de una estrategia que se inició en el gobierno de Felipe Calderón. Los decesos y la violencia viene de años, de décadas de permitir el crecimiento de los cárteles de la droga, de no actuar y de tener una justicia en la que no se castiga al culpable y muchas veces sí al inocente. 

El presidente López Obrador sabía desde campaña que  el combate a la delincuencia no sería sencillo, que mentía al decir que a partir del día uno de su gobierno se terminaría con la violencia. El entonces candidato utilizó los datos públicos sobre inseguridad y acusó a los gobiernos en turno de falta de pericia y estrategia. El entonces candidato prometió lo incumplible, además lo hizo, planteándolo en  un tiempo irreal.

La culpa puede ser de muchos, pero la responsabilidad de las palabras y de las acciones es de uno. En este caso del Presidente, quien debe presentar una estrategia puntual para el combate al crimen organizado. Trasladar la responsabilidad a los gobiernos anteriores funciona cuando se es oposición y al inicio de un nuevo gobierno, sin embargo, ese tiempo también se agota.

El mandatario tiene que hablar con la verdad, no hacer promesas incumplibles, no dar fechas irreales. Tiene que entender que ya no es momento de campaña, de las promesas sino de las estrategias y de los hechos. López Obrador debe mostrarse como un jede de Estado, con datos precisos y certeza en su estrategia, de lo contrario la ciudadanía presionará  para exigir resultados cada vez mas pronto.

No son los conservadores los que señalan la violencia en nuestro país como lo expresa el Presidente. Todos los ciudadanos, sin adjetivo alguno, deseamos vivir en paz, deseamos que se combata de manera inteligente  al crimen organizado y los delitos que nos aquejan todos los días. No será con palabras y buena voluntad como se arreglen las cosas, sino con acciones y estrategias.

El tiempo sigue su marcha y al presidente se le terminan los argumentos de campaña, esos que utilizo hace años y que incluso hoy se le comienzan a revertir. La violencia en México está en su peor momento, en efecto no son solo los muertos de AMLO, sería injusto señalarlo así. Pero las decisiones de gobierno sí son suyas y esas no se ven, hoy las seguimos esperando.

Últimas palabras

Las redes sociales se muestran llenas de odio y polarización. Los políticos siguen alimentando el resentimiento y no se ve una reconciliación pronta. 

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo