Tips para iniciar con el pie derecho en tu empleo nuevo

A todos los mexicanos, dentro de la categoría laboralmente activa, nos ha tocado vivir una o varias veces la experiencia de empezar a trabajar en una empresa nueva

Por Helios Herrera

A todos los mexicanos, dentro de la categoría laboralmente activa, nos ha tocado vivir una o varias veces la experiencia de empezar a trabajar en una empresa nueva. No importa si es tu primer empleo o ya has pasado por alguno con anterioridad, siempre y sin excepción, aparece ese cúmulo de emociones, expectativas, metas e incertidumbre de lo que esta nueva etapa significará para ti.

En México, la rotación de personal es uno de los principales problemas en el ámbito laboral, ya que nos situamos entre los países con mayor número de movilidad con sus empleados. El porcentaje varía de un sector a otro; es decir, en el sector de manufactura o tiendas de conveniencia, presenta menos movilidad a comparación con el restaurantero.

Diversas investigaciones sobre este tema, han demostrado que sólo tres de cada diez empleados en México, cubren con más de cinco años laborando en la misma empresa o institución. Ahora bien, lo más interesante del tema, desde mi punto de vista, es analizar el porqué de estas cifras.

Pues bien, la principal razón por la que existe esta movilidad laboral, no recae directamente en los empleadores, sino por el contrario, es la reestructuración organizacional la encargada de hacer que un buen número de colaboradores, de manera involuntaria, cierren ciclos de trabajo. Por otra parte, está el término de contrato y las condiciones laborales; que se refieren a la decisión voluntaria del colaborador de cambiarse de lugar de trabajo, para buscar mejor salario, prestaciones, distancia de su hogar al trabajo, entre otras.

Este domingo, quiero compartir algunos sencillos consejos para todas aquellas personas que están por iniciar un nuevo trabajo, si eres joven y es tu primer acercamiento al mundo laboral, toma nota de ellos; y si no es tu primera experiencia, te invito a que los leas con detenimiento y hagas una retroalimentación sobre aquellos que has hecho con anterioridad y los que no.

1. Puntualidad. Como principal virtud en tu actuar, no sólo en el horario de entrada y salida, sino en cada entrega programada. A todos nos gusta que las cosas se cumplan en tiempo y forma, nuestra ciudad siempre nos sorprende, así que antes de tu primer día, haz un simulacro para calcular el tiempo de tus traslados.

2. Imagen. Lo que proyectas a primera vista marca una huella en la percepción de los otro hacia tu persona, asesórate. Atrévete a investigar consejos para verte y sentirte bien, no “supongas” que te ves bien con lo que tú crees que te ves bien; pregúntale a tu pareja, familia o amigos y ellos podrán guiarte si en algo estás fallando para dar esa imagen que tanto deseas.

3. Papeleo. Infórmate acerca de todos los trámites que debes gestionar para darte de alta como un nuevo colaborador. Más vale tener todo en orden que luego llevarte sorpresas con temas de tu pago el banco, el seguro, entre otros. Que no pase más de un mes sin que tengas todos tus papeles en orden y regla. Es tedioso, pero más vale en a tiempo que después sufrir repercusiones.

4. Identidad. Con base en las funciones precisas de tu puesto, ve construyendo un perfil específico que te caracterice. Estás empezando de cero, así que tienes oportunidad de demostrar a todos tus talentos y capacidades. Ten cuidado porque puedes ser identificado como “el que sabe resolver problemas” o “el generador de conflictos”.

5. Reglamento. Aunque existen reglas iguales en muchos lugares, puede haber algunas específicas que debes identificar. En estos casos no aplica el dicho “más vale pedir perdón que pedir permiso”, evita estar anotado en la lista negra y mejor investiga desde el inicio los estándares de la empresa.

6. Socialización. Revisa los organigramas, identifica a los colaboradores indirectos y directos a ti y preséntate con ellos. Años atrás era menos importante poner nombre a los colaboradores, pero esto ha cambiado y las relaciones sociales son lo de hoy; así que empieza a construirla. Recuerda que “el que llega saluda”.

7. Estudia. Primero la historia, valores, misión y visión de tu empresa; para después analizar cuidadosamente tu perfil. Eres nuevo así que no te de pena pedir los manuales explicativos de la empresa y sus puestos. Esto sin duda te permitirá saber dónde estás parado y a dónde quieres llegar.

8. Pregunta. Ante cualquier duda que te surja es mejor resolverla con algún compañero que tratar de adivinar y equivocarte. Nada de que “no sabía”, las excusas no son válidas actualmente, será mejor ser el preguntón que el que la riega cada vez que hace algo.

9. Instalaciones. Vas a pasar un buen número de horas al día, da un recorrido por todos los espacios que puedes necesitar. Seguro tus compañeros intervendrán en ello, escucha la voz de la experiencia. Además de conocer los espacios en general, no olvides ubicar claramente las rutas de evacuación.

10. Seguridad. Si ya conseguiste ese puesto de trabajo es porque has demostrado que es para ti, así que créetelo y cuídalo. Por supuesto que no es tan fácil ser el nuevo, digamos que por más cálida que sea tu bienvenida “eres el bicho raro”, pero recuerda que de ti depende cómo te vean los demás y tu adaptación.
¡Felicidades! Eres un mexicano que está por empezar a elevar su propia productividad y la del país. Te deseo todo el éxito en esta nueva etapa y recuerda que en ti está el límite hasta el cual vas a llegar.

Piensa, reflexiona y actúa.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo