Combatir la extorsión

Por Luis Wertman Zaslav

Recibí muchos comentarios acerca de mi colaboración anterior, los cuales aprecio y agradezco. La mayoría me pide medidas concretas sobre cómo no caer en este delito y a quién reportar en caso de ser víctima.

Primero, repito la regla de oro para prevenir: no respondamos llamadas de números desconocidos (si es alguien del trabajo, algún familiar, siempre tendrá otras opciones de encontrarnos y seguro lo hará), si lo hacemos, no engancharnos y colgar de inmediato. En promedio, los extorsionadores telefónicos tardan entre tres y ocho segundos en captar nuestra atención, por lo que no tienen ningún sentido tratar de bromear o seguir la conversación; éste es su trabajo y se preparan para ello. Y finalmente, denunciar por todos los medios posibles.

Existen diferentes números oficiales para reportar intentos de extorsión y cuando se comparte el hecho en redes sociales por lo general responden con rapidez. Sin embargo, es importante compartir el número con nuestro círculo cercano: familia, amigos, colaboradores y colegas de trabajo o de la escuela.

Uno de los problemas que enfrentamos los usuarios de telefonía celular es que la falta de denuncia cuando perdemos nuestro aparato o nos lo roban hace más sencillo el trabajo de los extorsionadores. Lo mismo si no tomamos la previsión de cancelar el IMEI (número de identificación del celular) al mismo tiempo que cancelamos el número o cambiamos de línea. Son dos pasos que no debemos olvidar para tratar de complicarles el delito.

Sé que el IMEI puede ser alterado, pero es porque durante varios años se importaron a México miles de teléfonos celulares con un solo IMEI, antes de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) hiciera las modificaciones legales correspondientes para que eso se detuviera.

Asimismo, el mercado mexicano de telefonía celular (unos 110 millones de líneas en el territorio nacional) es fundamentalmente de recarga, es decir, no se necesita una identificación oficial o un comprobante de domicilio. Es de alrededor de un 85%, mientras el resto, 15%, es con plan contratado.

Ello hace que el valor de los celulares robados o extraviados sea alto en el mercado negro, ubicado en los puntos que ya todos conocemos, porque no es que se escondan demasiados. Como, escribíamos la semana pasada, es un crimen barato y con ganancias enormes, los extorsionadores son clientes principales de esos celulares.

También puedes compartirnos el número a través de www.confianzaeimpulsociudadano.org.mx para que recibas asistencia y apoyo. La extorsión telefónica sigue siendo el segundo delito más cometido en México y uno de los más comunes y dañinos. Llama, denuncia, apóyate en otros y juntos evitemos que siga ocurriendo.

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de Publimetro

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo