¿Corrupción contra todos?

Por Héctor Escalante

La narrativa que ha tenido Andrés Manuel López Obrador sobre el combate a la corrupción ha sido impecable. Desde los tiempos de campaña el hoy mandatario ha sido constante en sostener que el problema más grave que aqueja al país es el justamente la corrupción, en el diagnóstico tiene buena parte de razón.

Al inicio de su gobierno también la narrativa se acomodaba de manera casi natural, más después de venir de un gobierno tan cuestionado en ese sentido como el de Enrique Peña Nieto, pues escándalos sobre el tema hubo varios. De alguna manera era consistente el mensaje del presidente y sumamente atractivo para su electorado y gobernados. Todos contentos con la idea de eliminar la corrupción del sexenio anterior.

El problema para el presidente López Obrador es hoy, cuando algunos escándalos de corrupción se acercan a su círculo cercano y a su administración. Ante esos cuestionamientos y pruebas sobre algunos casos de la ya instalada 4T, no cuadra del todo el mensaje de que la corrupción ha quedado en el pasado.

Sin duda que el ejemplo más claro es el de Manuel Bartlett, Director de la Comisión Federal de Electricidad. La información dada a conocer por Carlos Loret tanto en sus columnas como en su espacio radiofónico invitan al menos a tener una postura autocrítica del gobierno de AMLO respecto a las acusaciones que se le hacen. En otro momento el propio mandatario hubiera demandado acciones puntuales al respecto.

Lejos de que se le note preocupado al Presidente o a su titular de Función Pública por las 12 empresas o 23 casas de Bartlett, hay una defensa por parte de López Obrador hacia su empleado del gobierno federal. La verdadera prueba de este gobierno contra la corrupción es investigar hasta a los de su color. Nadie puede estar en contra del combate a la corrupción de gobiernos anteriores, pero tampoco del actual.

Uno de los principales compromisos de esta llamada Cuarta Transformación es justamente ese combate a la corrupción que provocó el hartazgo de los votantes el año pasado. Hoy un año después no puede eximir a algún funcionario solo por estar vestido de guinda, aun cuando antes era tricolor. La corrupción no desaparece con el cambio de color. La corrupción debe ir contra todos, no solo a unos cuantos.

Últimas palabras

Donald Trump agradece a López Obrador por su “gran” cooperación en materia migratoria. ¿Es una buena noticia?

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo