Instrucciones para hacer una maleta

Por Eduardo Navarrete

Para ser leídas con: Luggage, de Chapelier Fou

Paso 1. Prepárela unos minutos antes de salir corriendo

Nadie que sea retador de adrenalina habrá perdido detalle en lo gracioso que somos cuando se trata de viajar, entendiendo esta acción como una elaborada mudanza, pero en pequeño. Colóquese en el estado emocional de #MalditasPrisas con el debido mal humor con el que se debe iniciar un viaje, de lo contrario correrá el riesgo de no olvidar el filtro solar, el pasaporte y la emoción que supone el propio viaje. 

Paso 2. Invente espacio donde no lo hay

El apego a todo lo que usted pueda guardar apego deberá caber en una maleta: ese es el nuevo concepto de viajar ligero. Cuando lo sienta en carne propia, ignore esto que lee y considere un arca para guardar dos ejemplares de cada color de prenda. Felicidades, usted habrá ingresado al estado de #PorLasDudas, la condición mental orientada a solucionar de manera preventiva la devolución de su tranquilidad a cambio de saberse equipado para lo que venga. Algo como portar una camisa amarillo intenso u ocre mediterráneo para las primeras siete horas del quinto día de su viaje. Planificación cromática.

Paso 3. Filtre por orden (y progreso)

Va a parecer ocioso, pero las cremas para ponerse antes de las otras cremas, así como el arsenal para parecer una mejor versión de usted reclamarán un importante territorio en esa maleta, así que haga una lista de “Imprescindibles” y cuando vea que metió su hogar y oficina sin paredes en el equipaje, pase a la fase de separación de objetos "Críticos", hasta llegar a la categoría definitiva: "Me lo debo llevar a otra vida". Sólo así podrá sacar una octava parte de activos para su viaje.

Paso 4. Brinque. Hasta que cierre la maldita.

Una vez alcanzada la tarea de decidir qué se queda y luego de celebrar todas las rondas eliminatorias, sepa que habrá olvidos de último momento que harán que su maleta quede tan llena como en un principio. Dome su maleta: en ese momento tendrá vida propia y morderá de ser necesario. Los expertos recomiendan confundirla (lanzarle algún calcetín o calzón fluorescente, funciona de maravilla, según la ciencia) y brincar sobre ella cuando se esté alimentando. Tome ambos cierres a la vez y aplique un candado definitorio. De ser necesario, envuélvala con una tira horizontal y otra vertical e incluso considere embalsamarla con plástico una vez que llegue al aeropuerto.

Paso 5. Castíguela por incompetente

Ya que no ha sido buena chica, arrastre su maleta con desdén, procure hacer sonoros los golpes que recibe al bajar las escaleras y hágale saber quién es quien manda a ese equipaje rebelde. Esto será muy útil para el regreso, cuando requiera duplicar el espacio y haya que inventar nuevas leyes de la Física.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo