Conmigo o en mi contra

Por Héctor Escalante

El gobernante no está para poner ultimátum a sus gobernados, un gobernante responsable debe de trabajar para todos, para aquellos quienes votaron por él, pero también para quienes no. Parte de su trabajo es reconocer errores y rectificar, aquel que piensa que jamás se equivoca vive en el engaño.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desperdicia una enorme oportunidad para unificar al país, al mantener la política de la división como la única. Parece ser que los grandes números de legitimidad con los que llegó no fueron suficientes para comprender el tamaño de su responsabilidad y lejos de ello, cada día se empeña en dividir y fracturar.

Hoy el gobierno utiliza sus medios y espacios para atacar a quien no piensa como ellos, incluso van más allá, presentan documentos para denunciar supuestos planes en su contra. El documento que mostraron en Palacio Nacional sobre el llamado bloque opositor (BOA) es más que lamentable, irrisorio. Ahí, de manera irresponsable, sin información sustentable, presentan una serie de páginas tan mal hechas que cualquier estudiante pudo realizar. Incluso, señalan que desconocen su autenticidad, así de irresponsables.

El problema de fondo es que el mandatario continúa dividiendo al país, no es casualidad que exhiban un documento, por malo que sea, para dejar claro que todos los partidos de oposición están en su contra, salvo los amigos de Morena, como el resucitado PT o el mejor amigo del partido en el poder, el PVEM, unas horas después de que el mandatario señalara que o se está con él o en su contra.

El presidente de México remata diciendo que le llamó la atención (el documento) y por eso lo presenta, así de limitado el argumento del jefe del Estado mexicano. Parece increíble que en 18 meses haya tirado a la basura el capital político que tenía y, lejos de ello, haga todo lo posible por sectorizar día a día el apoyo que tiene de sus seguidores, no desea gobernar para todos.

Distintas crisis acechan al país, en medio de una de salud se avecina la económica y la de seguridad no se ha solucionado, lejos de ello, hace apenas unos días vivimos el día más violento del año. En ese contexto, no hay que olvidarlo, es en el que López Obrador se da tiempo para ver complots y dividir, cuando lo necesario y deseable sería llamar a la unidad nacional.

Los siguientes meses serán críticos, hoy vemos a un presidente enojado, echando culpas y evitando las responsabilidades. El futuro se ve sombrío, sin embargo, ya sabemos que la responsabilidad no será de este gobierno, porque los errores son de cualquiera que no sea el presidente, los aciertos son suyos. En el mundo de la 4T López Obrador no se equivoca, por lo que veremos más complots, más ultimátum y cero autocríticas. Es el México de hoy.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo