logo
 /
Opinión 01/07/2021

En poder del verano

Estamos ya adentrados en el solsticio de verano, después de uno de los cuatro días más poderosos del año y uno de los mejores momentos para utilizar las herramientas de sabiduría divina espiritual que tengas a la mano para sintonizarte con el inconfundible y poderoso Sol del verano.

Puedes ver: ¿Qué nos trae la enfermedad?

En este período, la Madre Tierra se dispone a organizar, armonizar, coordinar y reorientar nuestras fuerzas internas hacia la autocuración y la armonía, por lo que es muy efectivo trabajar con el sonido, el movimiento y la respiración que renueven el flujo de energía vital en todo tu cuerpo.

El Sol, en el cenit del verano, es el canal de las fuerzas sanadoras y rejuvenecedoras que iluminan y dan vida a todo el Universo. La luz solar o las prácticas biolumínicas estimulan muy positivamente sobre todo el sistema nervioso, glandular y digestivo; también fortalecen el coraje interno, la fuerza de voluntad y la autoconfianza dándole brillo al campo áurico para la prosperidad y protección.

El verano, a decir de muchos místicos, es como un baño de champaña cósmica, pues la luz de este sol es de un brillo relajante, no tanto como el fuego de apertura de la primavera, que es como una flecha de fuego. Los yoguis y cabalistas de luz, trabajan con las energías del solsticio de verano para que la Fuerza Curativa Universal pueda hacer que todas las energías positivas cósmicas, planetarias y zodiacales se anclen en la Tierra.

Y vaya que la humanidad por entero necesitamos de estas energías con urgencia. Sintonízate con la frecuencia de la luz solar del verano, pues, en este período, el Sol funcionará como un puente de Luz celestial, para que tu mente, cuerpo y alma sean bendecidos con paz, sanación y gracia, y así puedas conducir tu vida y tu destino con tu propósito más claro que nunca.

El invierno es requerido para ahondar en lo profundo de cada uno, saber en qué nos hemos equivocado, y qué plan de acción debemos llevar a cabo para cumplir nuestros propósitos, para que cuando llegue la primavera las lancemos con todo el poder del fuego que abre caminos y entonces nuestras metas puedan consolidarse para brillar con el verano.

La energía veraniega siempre es cordial, pero además, de mucha diversión y entusiasmo. No la pases por alto, porque está ahí disponible y dispuesta para quien la quiera aprovechar en conciencia. Ahora es buen momento de sacar lo que anotaste que te hacía falta, de trabajar en los sueños y proyectos que tengas pendientes, y de sintonizarte con la abundancia y la plenitud divinos para que sean en ti y en todos tus seres amados.

También es un excelente momento para pedir por nuestro planeta, por toda la humanidad, y los seres de la Tierra; en las escuelas de Geometría Sagrada, al verano se le asocia con la figura del octaedro, es decir, como la pirámide de Guiza en Egipto, o la pirámide del Sol en Teotihuacán, de base cuadrada, con una punta hacia el cielo y otra hacia la tierra, ¡imagínate qué poderoso!

Cada uno tenemos la capacidad de transmutar y hacer alquimia en nuestro interior para todo aquello que queramos ver manifiesto en la realidad. Deja que este verano penetre en ti para dejar brillar a tu Sol interior en tu más hermosa proyección. Feliz verano.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**