logo
Dr. Hugo López Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud. / Foto: TwitterDr. Hugo López Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud. / Foto: Twitter
Opinión 29/07/2021

Contra la vida de las y los mexicanos

Cualquiera después de una catástrofe extendería la mano para ayudar a las víctimas, pero no en la Cuarta Transformación. No les importa ni la salud, y lo han demostrado con los espantosos resultados en el manejo de la pandemia, la cual han intentado detener con creencias, dichos y prejuicios sin sustento científico.

No hay más. Para la actual administración, la salud de las y los mexicanos tiene relevancia sólo para llenar los discursos del López-Gatell (doctor Chunga), y se nota ahora más que nunca, cuando anunciaron que no van a comprar vacunas contra el Covid-19 para niños y adolescentes con el pretexto de no gastar en medicamentos, dizque, para ahorrar, insinuando que no tendría mayor impacto.

Con estas decisiones, la 4T confirma su ataque contra la vida de las y los alumnos de educación básica que en medio de la tercera ola de coronavirus regresarán a las aulas sin protección, pues la Gran Pandemia no se detiene por más que el jefe del ejecutivo federal lo desee. Al contrario, los casos activos siguen a la alza rebasando los 117 mil contagios, mientras los hospitales siguen sin medicamentos.

Datos presentados Bloomberg y la Secretaría de Salud muestran claramente que poco más de 19% de la población en nuestro país cuenta con su esquema de vacunación contra el coronavirus completo. Algo totalmente fuera de proporción cuando México fue el primer país en Latinoamérica que comenzó a inmunizar a sus habitantes.

Un verdadero despropósito, porque al 27 de julio se estimaba que apenas se habían aplicado 61 millones de dosis. Es decir que mientras países, como Uruguay ya alcanzaron el 70% de su población inoculada, el gobierno mexicano continúa subestimando la magnitud de la crisis sanitaria que enfrentamos.

A pesar de la mezquindad y la vileza con que se intenta disfrazar un problema de salud pública que ha dejado a las y los mexicanos al descubierto, el Mapeo del desabasto de medicamentos en México 2019-2020 desnuda la realidad de las millones de familias que enfrentan la falta de medicinas; lejos, muy lejos de las promesas de campaña de 2018.

Pongámoslo en números. Las recetas emitidas por el IMSS en 2019 fueron de 227 millones, de las cuales 98 por ciento fueron surtidas. Un año después, la misma institución generó 24 millones menos de recetas.

Estos mismos resultados se repiten en el ISSSTE, desprotegiendo a una gran cantidad de pacientes antes y durante la epidemia de coronavirus en nuestro país. Entre 2019 y 2020 se estima que alrededor de 1.8 millones de pacientes quedaron con medicamentos surtidos parcialmente o sin ellos.

Pero esta situación se incrementa cuando se contrasta la información con lo mencionado por el Sistema INDICAS, el cual está coordinado por la Secretaría de Salud. Este programa sostiene que entre 2019 y 2020 una de cada cuatro recetas no fue surtida por completo en la primera ocasión.

Enfermedades con la fatalidad del cáncer han sido descuidadas despreciablemente, dejando un rastro de fallecidos por la falta de medicamentos oncológicos que de acuerdo a datos del Inegi está por encima de los 683 mil casos, de los cuales al menos dos mil corresponden a infantes. Gran parte de esta desgracia se viene arrastrando desde la destrucción del Seguro Popular que al momento de su cierre contaba con más de 59 millones de afiliados.

Sin duda, estamos en una crisis sanitaria que parece no tener fin, acentuada por las erráticas decisiones de la actual administración, las cuales parecen estar en contra de la vida de las y los mexicanos, quienes no cuentan con el servicio médico que se les prometió.

Esa es la realidad que cuesta vidas hoy. Una verdad que no se puede esconder por más que busquen enemigos entre las sombras de Palacio Nacional.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**