Destacado TV

Afganistán despliega 72 mil soldados para atajar la violencia electoral

Las armas favoritas de los talibanes durante las elecciones previas fueron las de pequeño calibre, así como los cohetes, granadas y artefactos explosivos

Por EFE

El sargento Sameer Sediqqi lucha desde hace un mes junto a su batallón de 140 hombres por asegurar un puñado de pueblos en el este de Afganistán de cara a las elecciones presidenciales de este sábado, frente a las amenazas de los talibanes, que aumentaron los atentados las últimas semanas.

También puedes ver: Ataque a bar en Uruapan, Michoacán, deja al menos 4 muertos y 2 heridos

La misión de Sediqqi y sus compañeros, que forman parte del contingente de 72 mil miembros de las fuerzas de seguridad desplegados en todo el país, es limpiar de insurgentes el distrito de Surkhrod, de la inestable provincia de Nangarhar.

Primero, la aviación estadounidense y afgana bombardean el área.

Luego es el turno del batallón de Sediqqi, perteneciente al Cuerpo 201 Selab del Ejército, que junto a cientos de miembros de las fuerzas especiales y de la Policía "peina" gradualmente decenas de pueblos considerados "de alto riesgo".

"Después de expulsar a los insurgentes de los pueblos, llevamos a cabo operaciones de búsqueda, en las que vamos casa por casa desactivando minas y explosivos que podrían ser utilizados por los insurgentes para atacar centros electorales y votantes", explica.

También puedes ver: Cientos de mexicanos acampan junto a puentes internacionales para solicitar asilo en Estados Unidos

Las armas favoritas de los talibanes durante las elecciones previas fueron las de pequeño calibre, así como los cohetes, granadas y artefactos explosivos.

"Ahora el distrito de Surkhrod está completamente libre de terroristas, la gente puede participar en los comicios sin ningún miedo", dijo a Efe el comandante adjunto del mismo batallón que Sediqqi.

TE RECOMENDAMOS:

La muerte de una niña en Río cuestiona la política de seguridad y ley de Bolsonaro

Witzel, un exjuez y exfusilero naval defensor de una política de combate directo al crimen en las favelas, como Bolsonaro, lamentó la muerte de la niña pero aclaró que un caso aislado no puede ser usado para poner en jaque una política de seguridad pública que considera exitosa en Río

Loading...
Revisa el siguiente artículo