Nacional

“¡Cuántas quimios hubieran comprado!”: La queja ante el despilfarro por consulta de revocación de mandato

Crónica de la revocación en “territorio conservador”

“Esta es un mamarrachada”, expresa una ciudadana que pide a los funcionarios de casilla le lean la pregunta de la consulta de revocación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador porque, dice, quiere “que se largue el señor y su familia”.

Son las 18:00 horas, han pasado nueve horas del primer sufragio y el voto de ella está entre los 74 registrados en la casilla básica y contigua que sería instalada en el Instituto Cumbres, de las Lomas, una zona de “pensamiento conservador”, pero menos que la alcaldía Benito Juárez, según ha declarado López Obrador.

“Por Semana Santa y Domingo de Ramos”, y por ser un colegio católico, la casilla fue reubicada entre Sierra Noas y Sierra Mojada, a la intemperie en el Parque Reforma Social, donde hay tiempos muertos de hasta más de una hora para que una persona llegue a votar. En las primeras dos horas, desde que se abrió la casilla, llegaron nueve personas a emitir su voto.

Un joven sale con la boleta marcada, a la vista de observadores electorales y representantes de partidos: “Que siga en la Presidencia de la República”. “Un cambio de mentalidad” en las familias conservadoras, diría el Presidente.

Los policías están pendientes de la seguridad, mientras que algunos funcionarios de casilla se sienten incómodos por ser “vigilados”.

Observadores piden permiso para tomar fotos después de votar. La trabajadora del INE va y viene, de casilla en casilla, para ver cómo van los funcionarios.

“Muy molesta, cambiaron la casilla y para esto”, menciona una vecina. “Es que quién va a votar aquí, ni con (la consulta de) los expresidentes”, agrega.

Observadores de oposición mandan a sus acompañantes a “calar” a los funcionarios de casilla: “¿Puedo votar aquí aunque no tenga la INE de aquí?”.

“¿Cuántos votos llevan? Ojalá la gente participe”, dice un señor al ver “las urnas vacías”, según él. “Úchala, no hay gente verdad”, lamenta una mujer.

“Está cabrón cuando la desconfianza surge de un mexicano contra otro mexicano”, expresa un señor al pedirle que muestre que sus pulgares no tengan tinta indeleble.

“Mejor ese dinero se lo hubieran dado a los niños con cáncer. ¡Cuántas quimioterapias! “, se escucha alrededor de la votación.

Al cierre de la casilla, dos personas que se identificaron como observadores de Morena se presentaron para observar el cierre y queriendo votar. Solo se les tomó en cuenta para el escrutinio.

La mesa directiva de casilla se clausuró a las 18:00 horas sin ninguna incidencia, hay 74 votos por contar “para que se quede o se vaya” y como dos mil boletas por anular.

Y en esta casilla de zona conservadora, la gente votó porque siguiera el Presidente.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos