Nacional

Crisis hídrica abarcará a más de la mitad del país, alertan universidades y ONG

De las 74 zonas metropolitanas a nivel nacional, 40 ya muestran signos de estrés hídrico, escasez de agua, falta de presión y sumnistro por tandeo

El Gobierno del Estado afirma que las condiciones de la presa Calderón son muy diferentes a las del año pasado, por lo que afirman, no habrán tandeos como en 2021.

Las principales universidades públicas y privadas del país advirtieron que la escasez de agua en el país se agravará en los próximos meses, debido a la sobreexplotación de presas y modificación de ecosistemas por gobiernos y autoridades en los últimos años que no han permitido la recarga completa de los mantos acuíferos y ahora se viva una crisis sin precedentes en algunas zonas de México.

Te puede interesar: Megafuga tiene aún sin agua a 10% de colonias, reporta AyD de Monterrey

Académicos y ambientalistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Iberoamericana (Ibero), La Universidad Salle, el Tec de Monterrey y organizaciones defensoras del medio ambiente afirmaron, por separado, que la crisis hídrica que vive actualmente Nuevo León es solo la punta del problema que se avecina para más de la mitad del territorio mexicano, pues afirmaron que se rompieron los ciclos de agua y el alza de temperaturas provocarán sequía en sitios donde no era una constante. En el peor de los casos, este problema será irreversible.

Adriana Flores, doctora ambientalista por la universidad Ibero, precisó que el agua comenzó a ser importada de zonas verdes a ciudades ante la incapacidad de los gobiernos para aplicar medidas que mejoren los niveles de las presas y se de preferencia al consumo humano por encima de la industria y desarrollos inmobiliarios. Esto se traducirá, aseveró, en escasez de agua en más de la mitad del país.

Esto no va a mejorar, el agua empieza a ser importada y esto es lo menos ideal porque no se soluciona el problema de fondo pues ninguno de los ecosistemas está siendo cuidado de forma correcta, los territorios están sido modificados y en consecuencia existen repercusiones graves por las malas planeaciones. Habrá que trasladar agua de otras entidades y habrá que revertir las medidas que solo beneficien a la industria.

—  Argumentó la académica.

La ambientalista precisó que zonas en la Ciudad de México, Querétaro y en el Estado de México ya se presenta un desabasto de agua impresionante desde hace varios años, así como se ha detectado que las zonas más pobres son las que más resienten esta falta de servicios y que han tenido que acostumbrarse a pagar por pipas y al agua por tandeo.

Jesús Enrique Castelán Crespo, especialista de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad La Salle, aseguró que la disponibilidad de agua se ha reducido de forma drástica en los últimos años, por lo que casos como el de Nuevo León se multiplicarán en varias entidades a corto plazo, “mientras la demanda de agua siga de forma desproporcionada en las ciudades esto generará que a largo plazo nadie tenga agua. Lo que se tiene que hacer es cambiar la política hidráulica; se tiene promover planes para que los usuarios consuman menos agua y ajusten a la realidad”.

Los desarrollos urbanos crecen de manera increíble, esto impacta las redes de drenaje y provoca un desbasto de agua. Hay una correlación de zonas de alto poder adquisitivo en donde se priorizan los servicios de agua y en otros lados, en contraste, en zonas más pobres se deja a un lado la dotación del suministro de este servicio que es tan importante.

—  Precisó.

Mientras que la UNAM, dio a conocer que son al menos 19 estados del país que sufren una situación grave por la sequía y escasez de agua, fenómenos que cada año “se presentan con mayor intensidad, frecuencia y amplitud territorial”, precisó a este diario.

La falta de agua no solo tiene que ver con la escasez de lluvias sino con la ausencia de planeación, de medidas para reducir el hacinamiento, de reparación de fugas y de un manejo adecuado de aguas residuales que pueden ser tratadas, además de la sobreexplotación de los acuíferos ya es algo que es insostenible para varios estados.

—  Detalló la máxima casa de estudios.

De acuerdo con el último reporte del Monitor de Sequía, elaborado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), al 15 de junio pasado, 72.58% del territorio nacional se encontraba bajo alguna condición de sequía, es decir, de anormalmente seco a sequía excepcional. A esta serie de posicionamiento se sumó Ana Olga Rodríguez Betancourt, profesora e investigadora en la Iniciativa de Transparencia y Anticorrupción del Tec de Monterrey, quien acuñó que el desabasto de agua se debe a la falta de políticas públicas para evitar el desperdicio de agua y fomentar un consumo responsable.

Recarga insuficiente y huachicoleo

Ante este panorama, la organización internacional Greanpeace advirtió que la disputa por presas y pozos de agua en ciudades y zonas rurales en la República mexicana será una constante, como ya sucede en varios puntos del país y que ha ocasionado brotes de violencia por el control de este líquido.

Y es que, de acuerdo con datos de Conagua, la recarga total de agua de los acuíferos de la cuenca del Valle de México es de cerca de 25m3 por segundo; no obstante, lo que se extrae en realidad equivale a 55m3 por segundo. Esto quiere decir que lo que se recarga es menos del 50% de lo que se usa, lo que genera un déficit de 800 millones de metros cúbicos de agua por año para la población.

Mientras que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), 83,9% del territorio nacional sufre sequías intensificadas desde marzo por la disminución en el porcentaje de lluvias. Además, varios Estados del país han registrado temperaturas superiores a los 40 grados, principalmente en las regiones normalmente húmedas de Campeche, Chiapas, Michoacán, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán.

Por si fuera poco, la falta de lluvia es uno de los mayores problema, aunque la organización ambiental precisó que no no es el único factor que provoca la escasez de agua potable en los hogares del Valle de México, pues a este problema se agrega la mala calidad, acceso inequitativo, construcción de infraestructura en áreas de recarga o conservación y mala gestión son algunos de los otros muchos factores que inciden.

A considerar:

  • La sequía y fuertes calores en algunas zonas entre 40 y 45 grados Celsius son causantes de los 102 incendios forestales activos que afectaban 28 mil 741 hectáreas, y ello obliga a usar mucha agua para tratar de sofocarlos, señaló Conagua en mayo de 2022.
  • El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) envía 32 mil 100 litros de agua potable cada segundo, de los cuales el Sistema Cutzamala provee al Valle de México 32%; el otro 68% se obtiene de vías subterráneas y pozos. Los 32 mil litros que se suministran a la población no son suficientes para abastecer a más de 21 millones de habitantes que requieren agua diaria para sus necesidades básicas de higiene y alimentación.

Contaminación por metales pesados

  • La mayor parte del agua que se usa en la CDMX se extrae de pozos, sin embargo, no toda la que se extrae es apta para consumo, ya que, en algunos casos, el agua del subsuelo ha presentado un incremento en su concentración de metales como arsénico, boro, fierro, manganeso y plomo, así como compuestos químicos, fármacos, antibióticos y otros contaminantes emergentes.

Frase:

“En México no solo hay poca agua por la sobreexplotación de mantos acuíferos y presas, sino que también está distribuida bajo criterios desiguales en municipios como Ecatepec y Nuevo León”.

Adriana Flores, doctora ambientalista por la universidad Ibero

Tags

Lo Último

Te recomendamos