Nacional

Lamenta AMLO destitución de Pedro Castillo por “intereses de las élites”

El presidente de México criticó la Constitución de Perú y afirmó que hubo un ambiente de confrontación y hostilidad desde el inicio de la presidencia de Castillo

El presidente criticó la Constitución de Perú y calificó de "sui géneris" los motivos de la destitución de Pedro Castillo

A través de redes sociales, el presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó la destitución de Pedro Castillo, expresidente de Perú, por “influencia de las élites económicas”.

El presidente mexicano calificó de “sui géneris” el precepto de “incapacidad moral”, considerado como una de las causas por las que se puede determinar la vacancia de la presidencia, de acuerdo al Artículo 113 de la Constitución de la República del Perú.

También puedes leer: Dina Boluarte se convierte en la primera presidenta de Perú tras destitución de Pedro Castillo

“Consideramos lamentable que por intereses de las élites económicas y políticas, desde el comienzo de la presidencia legítima de Pedro Castillo, se haya mantenido un ambiente de confrontación y hostilidad en su contra hasta llevarlo a tomar decisiones que le han servido a sus adversarios para consumar su destitución con el sui géneris precepto de “incapacidad moral”. Ojalá se respeten los derechos humanos y haya estabilidad democrática en beneficio del pueblo”, publicó López Obrador.

En el inicio de su mensaje, el presidente mexicano dijo: “es un principio fundamental de nuestra política exterior la no intervención y la autodeterminación de los pueblos. A eso nos ceñimos en el caso de lo sucedido en Perú”, para posteriormente emitir críticas a la Constitución de Perú y a sus políticos.

Te recomendamos leer: Pide México “respeto a la democracia” en crisis política de Perú

“En la conducción de la política exterior, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales”

—  Artículo 89, fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

“Ningún país está exento del desgaste democrático y desestabilización democrática”

Para Ignacio Irazuzta, profesor de Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey, las expresiones del presidente López Obrador responden a decisiones políticas, más que injerencia en asuntos internacionales.

“El mapa político de América Latina ha cambiado significativamente y, por lo tanto, la mayoría de los países tienen gobiernos de izquierda o de un signo político más o menos a fines del presidente de México. Las cuestiones jurídicas en esta materia siempre son muy discutibles. Yo no considero que sea injerencia, pero es mi opinión como puede ser la de otra persona cualquiera”, comentó en entrevista con Publimetro.

Cuestionado sobre si la salida de Pedro Castillo de la Presidencia de Perú frenará el avance de la izquierda en América Latina, Irazuzta comentó: “Pues estará por verse, también. Cualquier cosa con la que podamos especular ahora es como bastante prematuro. Yo no creo que vaya a frenar a la izquierda en América Latina, aunque la consideración es muy grande: acaba de vencer Lula en Brasil, la victoria de Petro en Colombia. Yo creo que el movimiento hacia la izquierda es todavía una cosa que tiene que dar más en América Latina”.

Te recomendamos leer: Pide México “respeto a la democracia” en crisis política de Perú

“Lo que estamos viendo en Perú es un proceso de desgaste democrático y desestabilización democrática. Ninguno de los países en América Latina estamos exentos de padecerlo pues son sociedades muy polarizadas cada vez más. Como ciudadanos, debemos estar atentos. Yo diría que la democracia está amenazada, de un lado y del otro de los polos. Lo que se necesita en estas circunstancias es ecuanimidad y la defensa de las instituciones democráticas.”, añadió.

3 preguntas con

Norma Soto Castañeda, especialista de Posgrado de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle.

¿Estas expresiones públicas del presidente López Obrador se pueden considerar como una forma de influencia o injerencia? Lo cual iría en contra del artículo 89 de nuestra constitución y de nuestra política exterior

Lo que pasa es que aquí no está siendo mucho el respeto a este principio exterior. Cuando Pedro Castillo tomó el poder en Perú, a los seis meses, ya había un fuerte apoyo por parte del presidente mexicano hacia él como una cuestión de amistad que se generó entre ambos mandatarios.

Quizá por eso está violando este principio de política exterior y haciendo declaraciones, comentarios y argumentando varias cosas en torno a esto. Pienso que tiene que ser muy cuidadoso con el discurso que está mencionando para no comprometer la política exterior mexicana con su relación personal que ha mantenido con el expresidente peruano.

Sí tiene que cuidar muy bien el diálogo, las palabras y la forma en cómo lo está diciendo para que se pueda diferenciar lo que dice a título personal y lo que está mencionando como Presidente de la República Mexicana.

Durante los momentos de confusión se dijo que el ex presidente de Perú fue detenido cuando se dirigía a la Embajada de México buscando asilo, en un caso similar a lo ocurrido con el expresidente de Bolivia, Evo Morales. ¿Este tipo de casos contravienen la política exterior mexicana de no intervención?

Cabe mencionar que México ha sido una nación que ha dado refugio a muchas personas por cuestiones políticas. Ha habido una gran gama de personajes conocidos que han estado como refugiados en nuestro país.

Reitero. En esto tiene que ser muy cuidadoso. Esto hace que las acciones de México se vean limitadas por cuestión de los principios, pero no se evita tener problemas o tomar postura a favor de una persona, o en contra de otro.

En ese caso, México habría estado apoyando al anterior gobernante, Pedro Castillo, y no a la actual Dina Boluarte. Tiene que ser muy cuidadoso en todas las acciones que se están desarrollando y la cancillería mexicana tiene que actuar porque ese es el papel que le corresponde.

También puedes leer: ¿Qué está pasando en Perú y cuáles son las causas de la crisis política tras destituir al presidente?

Quien tiene que llevar a cabo todas las gestiones es Relaciones Exteriores y ahí sí no tiene injerencia el presidente, porque nos tenemos que apegar al protocolo diplomático, a las cuestiones del derecho internacional.

Lo que debe de hacer México es señalar “Bueno, es cierto. Ofrecí esta postura de refugio, sin embargo, mi apoyo es para la nueva gobernante”, para seguir manteniendo las relaciones existentes entre México y Perú, independientemente quien gobierne por esta situación de crisis política muy fuerte que hay al interior.

El presidente iba a viajar a Perú para realizar la cumbre de los países de la Alianza del Pacífico, precisamente tras el fracaso del encuentro en México. ¿Qué sucedería ahora? ¿Hay algo que esté en riesgo por el hecho de que no se realice como estaba planeada?

Se tuvo que posponer la cumbre de la Alianza del Pacífico, primero porque no le dieron permiso de venir a México al ex gobernante de Perú. Se hace esa pausa y luego señaló que él iba a ir, pero con esta crisis política no lo puede hacer porque tiene que mantenerse en pausa la cumbre.

La presidencia de Perú, en este momento, va a ser de carácter interino (no está siendo elegida por voto directo por parte de los ciudadanos) y esto hace que Dina Boluarte tome las funciones correspondientes, pero el presidente de México no le puede otorgar la presidencia de la Alianza del Pacífico a una gobernante que es de carácter interina.

La Alianza del Pacífico tendría que reanudarse hasta que se establezca quién es el que va a dirigir Perú, para pasarle la batuta de México a Perú, porque, en este momento no hay una figura estable por la crisis política que tiene.

Sin embargo, esto no urge. No urge pasarle la presidencia de la Alianza del Pacífico a Perú. Simplemente se está cumpliendo con la rotación adecuada, como se ha señalado desde un principio. Parece ser que la Alianza del Pacífico ha funcionado bien. México, Colombia y Chile tienen buenas relaciones, tratados de libre comercio por separado, entonces no hay ningún asunto urgente entre ninguno de los miembros.

En dado caso se tendría que votar, con Chile y Colombia, si México continúa o si se le pasa el rol a Colombia o a Chile. Y no hay ningún problema.

Vamos a estar viendo esta serie de crisis políticas en América Latina por todos los cambios que se están generando: el aumento de la crisis económica, la prolongación de los problemas sociales y las confrontaciones que se están generando.

—  Norma Soto Castañeda especialista de Posgrado de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle.

Te recomendamos ver:

Explosión en Villagrán deja cinco personas muertas

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos