Mundo

Sudáfrica es víctima de un estigma mundial por ómicron, asegura mexicano desde el país

La situación provocada por la variante ómicron se aprecia con calma internamente, asegura el estudiante mexicano Estuardo Domínguez desde territorio sudafricano

La variante ómicron sacudió al mundo a casi dos años de la llegada del Covid-19. Un deja vu fue para algunos el cierre de fronteras, la especulación financiera y el hallazgo paulatino de casos en varios países, todo ello derivado de la existencia de una nueva versión del SARS-CoV-2 reportada por científicos sudafricanos.

Pese a que el origen es desconocido, el estigma nació directamente sobre Sudáfrica, país que es presa de la incertidumbre de las demás naciones solo por haber alertado sobre la existencia de la nueva variante.

Así lo aseveró en entrevista con Publimetro Estuardo Domínguez, un estudiante mexicano que realiza una estancia de estudios en Johannesburgo, la ciudad más grande y poblada de Sudáfrica, y vive en carne propia una extraña situación de normalidad por la que atraviesa el país que acaparó la atención de todo el mundo.

“Creo que hay una histeria a nivel mundial contra África, en general, y contra Sudáfrica por ser un país con dificultades”.

La región ha sido olvidada por las grandes empresas farmacéuticas y los países más ricos en el reparto equitativo de vacunas. Con un 10% de cobertura de inmunización en el continente, es el ambiente propicio para el surgimiento de nuevas variantes, de acuerdo con especialistas.

“El nivel de alerta lo manejan por niveles, entonces creo que hay hasta el nivel seis. Con la nueva variante, el presidente anunció que íbamos a quedarnos en nivel uno. Sí hay toque de queda y Sudáfrica está en estado de emergencia, pero las medidas no son tan fuertes como con la primera variante. El toque de queda es hasta las 12 de la noche y acaba a las 6 de la mañana”, expresó Estuardo Domínguez mediante una entrevista por video.

La actualización del estado de la pandemia se realizará de manera semanal, en relación con la aparición de nuevos casos y el avance de la vacunación; sin embargo, la resistencia de las personas a vacunarse– solo el 24% de la población tiene esquema completo– ha convertido en una tarea difícil el combate del Covid-19.

“Vacunas sí hay, creo que incluso es más fácil vacunarse en Sudáfrica que en México. Yo, como extranjero, me pude vacunar en Sudáfrica, me pusieron las dos dosis de Pfizer sin ningún problema. Vacunas sí hay, el problema es que la gente no quiere vacunarse”.

La división entre las posturas de la gente ha traído consecuencias; en unos el enfado se debe a la obligación de recibir el biológico para entrar a algunos lugares públicos, aunque, en otros, el enojo se debe al estigma y restricciones impuestas por la mayoría de los países.

“Están muy polarizados porque por un lado están las personas que ya están vacunadas y, por el otro, las personas que no se quieren vacunar, que son la mayoría. Hay un choque entre ideas y, también, la gente está molesta por la decisión que tomo el presidente de no permitir el ingreso a algunos lugares si no estás vacunado”, dijo Estuardo a Publimetro.

Las razones de la baja cobertura de vacunación, que ni siquiera ha tenido un impacto al alza por ómicron, también se deben a causas de tipo religioso e ideológico, en un país con siete etnias predominantes donde la Zulu tiene la mayor presencia.

“Sudáfrica está intentando recuperar su economía y evitar que el turismo llegue al país es un golpe muy fuerte”.

--¿Hay más revuelo fuera de Sudáfrica que dentro?

“Sí, es más el revuelo porque quienes descubrieron la variante fueron científicos sudafricanos y estos por decencia reportaron esta nueva variante a la OMS. Entonces, como Sudáfrica la reportó, todo el problema mediático se volcó sobre el país”.

En este sentido, Estuardo Domínguez afirmó que “el bloqueo es porque es África, tiene este estigma de pobreza, menos desarrollo, entonces está este prejuicio en general.

La impotencia y el enojo invaden al estudiante mexicano, pues, tanto la incertidumbre como estar lejos México representan un reto.

“Tengo miedo porque no se tienen datos de la variante y se está diciendo que las vacunas no sirven. Entonces, tengo miedo porque debo regresar a México en febrero y no sé cómo se va a desarrollar el panorama”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos