Mundo

¡Increíble! Así fue como la Navidad detuvo la guerra

En la Primera Guerra Mundial, soldados alemanes y británicos combatían sin cuartel, hasta las fechas decembrinas, este suceso recibió el nombre de la tregua de Navidad

Durante la primera guerra mundial, el espíritu de la Navidad se apoderó de los enemigos, que desde hace algunos meses se disparaban a matar, logrando un cese al fuego y una serie de ceremonias alegóricas a las fechas decembrinas, a esto se le conoce como la tregua de Navidad.

En diciembre de 1914, en las zonas de Bélgica y Francia se suscitó una batalla entre alemanes y aliados en contra de las tropas británicas. Intercambiaban disparos, ambos bandos se encontraban resguardados en franjas en la tierra, en medio de tierra de nadie, sobre el suelo se hallaban los cuerpos de enemigos y aliados, todos dispersos y a la espera de ser enterrados.

Las noticias no marchaban bien, pues la mayoría de los soldados eran presionados por los líderes de su gobierno para seguir con la guerra, mientras el sentimiento de celebrar las fiestas con sus familias era casi tangible.

En medio del conflicto, las tropas alemanas colocaron árboles sobre la franja, estos llevaban algunos adornos simulando árboles de Navidad, las tropas británicas imitaron este comportamiento y después de unas horas se escuchó una promesa. “Yo no disparo, si tu no disparas”, poco a poco, los soldados comenzaron a salir de sus trincheras, aunque al principio estaban en desconfianza e incertidumbre, no tardó mucho tiempo en que la confianza surgiera en ambos bandos.

Algunos soldados se dieron la mano, posteriormente procedieron a enterrar a sus aliados, ayudándose unos a otros a cavar las tumbas, el sentimiento de unión creció, al principio compartieron unos cigarros, esto se convirtió en una fiesta, durante la Navidad tuvieron un partido de fútbol.

Al finalizar la tregua, leyeron un salmo en ambos idiomas, alemán e inglés, se dieron un fuerte abrazo e intercambiaron algunas pertenencias, entre ellas comida.

Ninguno de ellos quería volver a la guerra, pero ambos bandos fueron amenazados, una vez más, por sus líderes. En diversas cartas contaron el suceso como buenos recuerdos, además de lo tristes que se sentían por la guerra.

Algunos historiadores creen que esta tregua duró hasta finales de año, mientras otros afirman que duró solo tres días.

Tags

Lo Último

Te recomendamos