Noticias

Krampus la sombra de Navidad que acecha a los niños mal portados

Esta leyenda está ligada a Santa Claus por una curiosa coincidencia de fechas, pues ambos salían en la noche del 6 de diciembre

El 24 de diciembre la noche se torna rojiza por la coloración de los adornos navideños y la espera de Santa Claus, sin embargo, en algunos país el color se lo deben a un monstruo peludo, con patas de cabra y enormes cuernos, que a diferencia de San Nicolás, viene por los niños mal portados para devorarlos.

El nombre que recibe este demonio es Krampus, su nombre deriva de Krampen cuyo significado es garra. Su leyenda suele contarse junto a Santa Claus, no obstante, debemos a una coincidencia la unión de estas dos historias. En Alemania, Santa Claus o San Nicolás (Nombre original de la leyenda por el obispo Nicolás de Bari), solía repartir regalos el 6 de diciembre y desde ese entonces existía, también, el mito de que los niños debían portarse bien para recibir juguetes o dulces.

Debido al desplazamiento cultural, la leyenda del Krampus, originaría de los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia), se permeó en la cultura de Alemania y Australia, además de los Países Bajos. En la leyenda del Krampus, la noche del 6 de diciembre, salía del inframundo en busca de niños mal portados, en su espalda llevaba una canasta llena de ramas de Ocre, mismas que utilizaba para golpear a los infantes.

Es por las fechas que comenzó una nueva leyenda, el Krampus sería la sombra de Santa Claus y se llevaría a todos los niños que no hayan sido dignos de un regalo, aunque a diferencia de la leyenda original, no se los comería, solo los llevaría al infierno para enseñarles a los niños como ser educados.

Es por esta leyenda que en Alemania y Australia, la noche del 6 de diciembre salen adultos y algunos niños disfrazados del demonio; esta festividad se le conoce como krampusnacht y según la tradición se debe espantar a los niños pequeños y golpear a las personas que estén distraídas. Al caer la noche, todos los disfrazados toman un manojo de ramas de Ocre encendidas en fuego para hacer la danza en honor al demonio.

Esta festividad ha sobrevivido a diversas épocas que intentaron acabar con ella, como a la Segunda Guerra Mundial, en donde Hitler reconoció a la tradición como una idea permeada de creencias indignas, por lo que fue prohibida y retomada una vez desapareció la Alemania nazi.

En años recientes ha ganado fuerza por campañas anti navideñas, además de la aparición del demonio en películas, series, caricaturas y cómics.

Tags

Lo Último

Te recomendamos