Mundo

Contagios cierran el Disneyland de Shanghái, Shenzhen reabre

BEIJING (AP) — El parque Disneyland de Shanghái cerró el lunes mientras la ciudad más poblada de China intentaba contener su mayor brote de coronavirus en dos años. El núcleo de negocios de Shenzhen, en el sur, permitió que comercios y oficinas reabrieran tras una semana de confinamiento.

Por su parte, las ciudades de Changchun y Jilin, en el nordeste, comenzaron otra ronda de pruebas diagnósticas a toda la población tras un aumento de los contagios. Jilin endureció sus medidas contra el virus y ordenó a dos millones de personas que se quedaran en casa.

El número de casos en esta oleada de contagios en China es bajo en comparación con otros países grandes, pero las autoridades mantienen una estrategia de tolerancia cero que ha cortado el acceso a varias ciudades importantes.

El gobierno reportó 2.027 casos nuevos en el territorio continental chino el domingo, por encima de los 1.737 del día anterior. Eso incluía 1.542 contagios en la provincia de Jilin, donde se encuentran Changchun y Jilin.

Shanghái, que tiene 24 millones de habitantes, ha evitado una cuarentena general pero pidió a la población que se quedara en casa. Los servicios de autobús a la ciudad se suspendieron y los visitantes debían mostrar un resultado negativo en una prueba para entrar.

Disney Co. anunció el cierre de sus recintos Disneyland, Disneytown y Wishing Star hasta nuevo aviso.

La ciudad reportó el lunes 24 casos nuevos.

El gobierno de Shenzhen, un núcleo financiero y de tecnología que hace frontera con Hong Kong, permitió la reapertura de oficinas públicas y de negocios el lunes, mientras las autoridades tomaban medidas para evitar un repunte del virus. El servicio de autobús y metro, que se había interrumpido, volvía a funcionar.

La ciudad de 17,5 millones de personas cerró la semana pasada todos los negocios salvo los que sirven alimentos y otros productos básicos, y dijo al público que se quedara en casa tras un aumento de los casos.

En Shenzhen tienen su sede algunas de las empresas más grandes de China, como el fabricante de equipamiento de telecomunicaciones Huawei, la marca de autos eléctricos BYD Auto y Tencent, operador del popular servicio de mensajes WeChat.

Los cierres hicieron temer que el comercio pudiera verse afectado si los puertos cerca de Shanghái y Shenzhen, que están entre los más atareados del mundo, se veían afectados. El puerto de Shanghái gestionó todo el papeleo de forma telemática, pero la mercancía se movía con normalidad. El puerto más pequeño de Lianyungang prohibió que marinos extranjeros bajaran a tierra.

El gobierno dijo la semana pasada que intentaba afinar sus controles antivirus para reducir el coste económico y su impacto sobre la sociedad.

Tags

Lo Último

Te recomendamos