Mundo

Condenan a activista a ocho meses de servicio comunitario por ayudar a abortar a mujer

Una de las fundadoras de organización Aborto Dream Team fue condenada por enviar píldoras abortivas a una mujer que solicitó su ayuda para abortar de forma segura

Un tribunal de Varsovia condenó este martes a la activista polaca Justina Widrzinska, una de las fundadoras de la ONG Aborto Dream Team, a ocho meses de servicio comunitario por enviar píldoras abortivas a una mujer que solicitó ayuda, según ha informado su organización.

Te puede interesar: Aborto legal: casi tres años solicitando despenalización, urgen a gobierno intervenir

La activista se enfrentaba hasta a tres años de prisión por proporcionar estas pastillas a una embarazada que sufría violencia de género y que solicitó ayuda a su ONG, que defiende los derechos de las mujeres a abortar de forma segura. Este es, según la ONG Amnistía Internacional (AI), el primer caso en Europa de una mujer que ha sido enjuiciada por “contribuir a un aborto”.

“La condena de hoy marca un punto bajo deprimente en la represión de los derechos reproductivos en Polonia: un retroceso por el que las mujeres y las niñas, y quienes defienden sus derechos, están pagando un alto precio”, ha indicado la secretaria general de AI, Agnès Callamard.

En este sentido, ha afirmado que este caso “sienta un precedente peligroso en Polonia”, donde “está prohibido casi por completo el aborto”. “(Ello) ofrece una instantánea escalofriante de las consecuencias de leyes tan restrictivas”, ha agregado.

Widrzinska ha afirmado durante la sesión de su juicio que muchas mujeres que desean abortar de forma segura se ven obligadas a viajar para hacerlo en clínicas holandesas. “Las organizaciones activistas son la única salvación frente a comerciantes dudosos o métodos peligrosos”, ha dicho.

“Hay muchas personas que necesitan abortar, aquí y ahora, en una situación peligrosa. Estos peligros no son solo la crueldad de la ley, ni la negligencia, la cobardía y el oportunismo de los médicos, sino también el estar en una relación violenta”, ha defendido la activista.

Desde 1993, la legislación polaca solo permite el aborto en caso de violación, incesto o si el embarazo conllevaba riesgos para la salud de la madre o el feto. En octubre 2020, Varsovia declaró inconstitucionales los abortos practicados en caso de que el feto sufra trastornos irreversibles del desarrollo, lo que dio lugar a numerosas protestas.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos