Mundo

Las elecciones en España ofrecen una imagen borrosa del éxito y el fracaso de sus líderes

BARCELONA (AP) — Las elecciones generales en España resultaron ser una disputada lucha entre dos bloques de izquierda y derecha preparados para hacer equipo y formar posibles coaliciones de gobierno.

A continuación, un vistazo a los cuatro líderes de esos bloques y cómo podría cambiar su futuro tras los resultados.

PEDRO SÁNCHEZ

Pedro Sánchez, presidente del gobierno español desde 2018, desafío a la mayoría de los sondeos y volvió a resistir ante unas probabilidades en su contra. Su Partido Socialista obtuvo dos escaños más que en las elecciones anteriores, al final de 2019, para quedar con 122 diputados en la cámara baja.

Pero Sánchez necesitará el apoyo de partidos minoritarios, incluidas fuerzas separatistas catalanas y vascas, si quiere mantener su coalición de gobierno en minoría. Podría encontrar dificultades especialmente con el combativo partido separatista catalán Junts. El partido está liderado por Carles Puigdemont, que técnicamente sigue prófugo de la justicia española como impulsor del intento de secesión de 2017 en Cataluña que dejó a España al borde de una fractura territorial.

Sin embargo, Sánchez ha demostrado en su carrera política una capacidad extraordinaria para superar la adversidad.

Conocido por su aspecto apuesto y sus credenciales progresistas, que incluyen un gobierno con más mujeres que hombres y un sólido historial de política medioambiental, ha reforzado la posición de España en la Unión Europea.

ALBERTO NÚÑEZ FEIJÓO

Alberto Núñez Feijóo se presentó como el hombre que nunca ha perdido unas elecciones, un título que aún puede reclamar. El domingo lideró al conservador Partido Popular para quedar como el partido más votado, tras sus cuatro victorias anteriores en la región nororiental de Galicia.

Pero el resultado no le dio suficientes escaños para formar un gobierno, ni siquiera con ayuda del grupo de ultraderecha Vox.

Feijóo ha reavivado el PP desde que asumió el mando del partido en abril de 2022 tras una disputa interna que le costó el puesto a su predecesor, Pablo Casado. En un principio se mostró como moderado, pero después se ha movido a la derecha y prometido revocar muchas de las leyes del gobierno izquierdista.

No está en posición de forma un gobierno con facilidad, pese a que salió de los comicios con el grupo parlamentario más grande. Ningún otro partido en el Congreso de los Diputados está dispuesto a entrar en una coalición en la que esté Vox. Eso le deja pocas o ninguna opción para conseguir la mayoría de 176 escaños.

SANTIAGO ABASCAL

A Santiago Abascal, líder del partido nacionalista populista Vox, le gusta presentarse como un recién llegado con la misión de salvar la identidad y la unidad de España. El domingo comenzó la jornada con opciones a convertirse en el próximo vicepresidente, pero terminó en una posición de irrelevancia política.

Su partido se llevó un varapalo y perdió en torno a un tercio de los escaños que tenía, pasando de 52 diputados a 33. Sigue siendo la tercera fuerza política en España, ligeramente por encima de la coalición de izquierdas Sumar, que obtuvo 31.

Fue el intento fallido de secesión en Cataluña en 2017 lo que impulsó el auge de Vox. El partido también ha atraído seguidores al pedir que se revoquen las leyes contra la violencia de género y arremeter contra el feminismo. Los críticos acusan a Vox de sembrar el miedo sobre la inmigración irregular en España.

Abascal, corpulento y con barba, siempre lleva traje cuando acude al Congreso y adopta los símbolos clásicos e incluso anticuados de la cultura tradicional española.

YOLANDA DÍAZ

La única mujer entre los cuatro líderes de los comicios, Yolanda Díaz es hija de sindicalistas y activistas contra la dictadura de Franco. Al igual que Feijóo, procede de la región nororiental de Galicia.

Los sondeos la muestran de forma continuada como uno de los políticos mejor valorados del país, pero tuvo que luchar contra la idea de que no era más que una extensión de ultraizquierda de Sánchez, una imagen derivada de su cargo como segunda vicepresidenta del gobierno y ministra de Trabajo.

Su coalición Sumar de partidos de izquierda y ultraizquierda no logró ganar a Vox en votos, y se quedó con apenas 31 escaños. Eso hará más difícil repetir la coalición de gobierno de izquierdas que lidera Sánchez.

Es abogada laboral por formación y conocida por su capacidad de mediar acuerdos como el acuerdo de paz que consiguió con sindicatos y patronal, así como por negociar incrementos en el salario mínimo y un programa especial de despidos temporales para las empresas durante la pandemia del coronavirus.

Los periodistas de Associated Press Ciarán Giles en Madrid y Joseph Wilson en Barcelona, España, contribuyeron a este despacho.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos