Ciudad

Capital de la tristeza, se disparan 52% los casos de depresión en CDMX

Desatención gubernamental, estigmatización social y escasez de medicamentos impactan en la salud mental de los capitalinos, en especial los últimos tres años

La falta de vitamina B genera depresión.

Los casos de depresión en la Ciudad de México se dispararon 52% entre 2020 y lo que va de 2023, según datos de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud federal, en donde se documenta que pasaron de 12 mil 146 a 18 mil 459 (hasta la semana 40 del año en curso) en menos de tres años. Factores como la desatención gubernamental, la estigmatización social y la escasez de medicamentos impactan directamente en la salud mental de los capitalinos.

En la CDMX los trastornos mentales en los jóvenes se mantienen al alza desde que estalló la pandemia de Covid-19, siendo la entidad en la actualidad con más casos de depresión en todo el país, seguida por el Estado de México y Jalisco. Asimismo, estudios de la Universidad Iberoamericana señalan que una de cada tres personas que habita en la capital registra síntomas de ansiedad.

Te puede interesar: Estrés mina salud mental de capitalinos, más de 200 atentan contra su vida cada año

Según los expertos, el incremento de la depresión y los trastornos mentales en los jóvenes se refleja en la cantidad de personas que se quitan la vida. Estas cifras bajaron 21.31% en 2022 con respecto a 2021. Sin embargo, la tasa de suicidios en la capital sigue siendo muy alta y algo que no debe tomarse a la ligera, indicó a Publimetro la especialista en psiquiatría con más de 30 años experiencia y actual catedrática de la Universidad Anáhuac, Dunia De Martini Romero.

“Sí se incrementó post pandemia, cuadros depresivos, cuadros ansiosos, los jóvenes han presentado muchos trastornos post pandemia, y entre los 15 a 29 años está el pico más alto de suicidios. Entonces, pues van de la mano. Si se incrementa los trastornos de salud mental en esa edad, pues también los suicidios, se nos pueden incrementar considerablemente”.

—  Dunia De Martini Romero

En 2022 se contabilizaron 22 mil 55 casos de depresión en la capital, el pico más alto del último trienio, que supera en 81% los registros de 2020. Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registró 243 defunciones por suicidio (277 reportó la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México), solo el año anterior.

Ya en 2023 se documentaron 276 intentos de suicidio y se estima que siete de cada 100 mil habitantes de entre 15 y 29 años se quitan la vida en la anualmente en la capital.

“Es un problema de salud pública en donde deberían de trabajar instituciones, médicos, todas las áreas habidas y por haber. En esa edad en donde quizás no pueden incorporarse a grupos, con problemas familiares, con problemas de relación de pareja, pues es más fácil que caigan en crisis. Muchas veces viene la idea e inmediatamente el intento, contribuyente la cuestión hormonal, la impulsividad del adolescente y la desesperanza que viven en esa época”

—  Dunia De Martini Romero.

No te pierdas: Desabasto de medicamentos psiquiátricos en CDMX deja en el limbo a pacientes

Últimamente se hizo habitual leer noticias sobre los casos de personas que se quitan la vida en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro. No obstante, para De Martini, sostiene que es más un asunto mediático que un incremento, pues esto siempre ha ocurrido.

“En el Metro siempre ha existido el suicidio o los intentos suicidas porque es un método efectivo. Hay quien publica que en el Metro cada semana por lo menos una persona lo intenta”, sostuvo la especialista.

Salud mental en poblaciones callejeras

En la CDMX casi 100 personas personas en situación de calle mueren cada año en el limbo de la invisibilización, el abandono social, la violencia, la discriminación y las muertes anónimas. Se estima que hay más de siete mil personas viviendo en la calle en capital, de las cuales no hay censo confiable sobre su estatus de salud mental.

En días recientes algunos habitantes de la colonia Juárez en la alcaldía Cuauhtémoc reportaron la conducta agresiva de un hombre que vive en las calles, con aparentes trastornos mentales, pues arroja piedras a casas y automóviles, sin que las autoridades le brinden el apoyo necesario para que éste no sea un peligro para sí mismo o para la sociedad.

De Martini explicó que en el caso de las personas en situación de calle se deben individualizar las atenciones, de quiénes están por violencia intrafamiliar, por abuso de drogas o por enfermedad mental que requiere manejo farmacológico. “El problema es si está en situación de calle para poder hospitalizar a una persona necesitamos un responsable”.

Aunque en la CDMX hay albergues que en algunos casos cuentan con atención psicológica o psiquiátrica, ni el personal, los recursos o los medicamentos son suficientes para atender a este tipo de poblaciones.

También puedes ver: Poblaciones callejeras de CDMX viven y mueren en el limbo; urgen a reforma para trato digno

Desabasto

En febrero de este año por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) suspendió las operaciones de la empresa Psicofarma por presuntos manejos irregulares en la producción de sustancias que están sujetas a control sanitario, y la presunta contaminación de medicamentos, lo que derivó en una crisis de desabasto de medicamentos psiquiátricos.

Por más de ocho meses la CDMX y el resto del país han enfrentado un desabasto de al menos 40 psicofármacos para tratar padecimientos como la esquizofrenia, la bipolaridad, depresión, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH); así como la rehabilitación de adicciones.

“Hubo pacientes que recayeron que requirieron la hospitalización cuando habían estado controlados por muchos años. Sí influyó muy negativamente el desabasto de medicamentos, teníamos que estar buscando algún otro esquema, teníamos limitantes porque era muy poco el medicamento que se conseguía y luego se conseguía y después ya no lo había”.

—  Dunia De Martini Romero.

De acuerdo con la organización Medicamentos para mentes libres, aún existe un total desabasto de fármacos como Adepsique y Litio, con los que se trata la bipolaridad y la depresión.

“No está mal estar mal”

Ariadna es una habitante de la CDMX que a sus 26 años lleva más de una década tomando terapia psicológica y atención psiquiátrica, en instituciones públicas y privadas, donde la atención es muy cara o ineficiente.

Sin embargo, aunque toma tiempo encontrar la atención adecuada, subrayó a Publimetro que es un asunto al que se le debe dar importancia, no solo por las personas que se quitan la vida o se deprimen, sino porque muchas veces deriva en otras problemáticas de violencia como son los feminicidios.

«El gobierno hace sus campañas de prevención de suicidios y demás; pero no saben abordarla de la mejor manera, la atención está de la fregada, dicen que sí haya servicio, pero es igual que todo el servicio público, ineficiente, personal insensible o que no está capacitado. Se debe intentar ver o darle importancia a este punto de la salud mental. Yo creo que sería empezando por eso de que “no está mal estar mal”. No está mal».

—  Ariadna Pérez.

En este sentido, De Martini y otros especialistas coinciden en que mejorar en los servicios, su accesibilidad y en la sensibilización de la población sobre la salud mental, son de los grandes retos gubernamentales para hacer frente a los trastornos que afectan a los capitalinos, quiénes no pueden enfrentar sus cuadros depresivos por deudas tomando consultas psiquiátricas de entre 800 y mil 600 pesos más medicamentos.

“La enfermedad mental desgraciadamente es controlable, no curable. Digo desgraciadamente por el costo, es controlable, pero son medicamentos caros. Sí hay muchas cosas que hacer a nivel social, a nivel comunitario. Mejorar los servicios que se otorgan a esta población y, sobre todo, la educación para la salud mental”, concluyó De Martini Romero.

Las claves

  • En la CDMX el 73% de los casos de depresión atendidos en 2023 corresponden a mujeres; mientras que el 27% a hombres.
  • Entre enero y octubre del año en curso 276 personas intentaron quitarse la vida.
  • El 50% de las personas que se quitan la vida en la capital tienen entre 15 y 29 años de edad.
  • El 60% de los suicidios cometidos durante el último año fueron perpetrados por hombres y el 40% por mujeres.

Sigue leyendo: Hasta 95% de hombres consumen ‘materiales explícitos’, incluso desde los 13 años

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos