Economía

Ninguna ciudad en México es altamente competitiva: IMCO

El 80% de las ciudades del país reporta una ‘pobre’ competitividad; las mejores calificadas son Monterrey, Saltillo, Guadalajara y el Valle de México con ocho de 10 puntos

La inseguridad, corrupción y la falta de infraestructura son los tres factores que más pegan a la competitividad de las ciudades y frenan o cancelan las inversiones.

Ninguna de las ciudades del país alcanza el estándar de “muy alta competitividad”, que le permita generar, retener y atraer talento e inversión en condiciones óptimas, reveló el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Reportó que a nivel nacional solo existen 13 zonas urbanas, de un total de 69, que lograron niveles de “alta competitividad”, que se traducen en notas de ocho puntos, en una escala de cero a 10 unidades.

Te recomendamos leer: Top de carreras que pagan mal y ofrecen poco empleo

Ello implica que solo 20% (13) de las ciudades en México reportan un rango aceptable en los indicadores que determinan la competitividad o capacidad para atraer talento e inversiones, como seguridad, derecho, tecnología, conectividad, economía, mercado laboral, uso de recursos naturales, inclusión, educación y salud.

Mientras que el restante 80% (56) de las urbes registran niveles medios, bajos y muy bajos, que obstaculizan la llegada de capital, apertura de empresas, desarrollo, creación de empleos y mejores estándares de vida para sus habitantes.

Lo peor es que, dentro de este último grupo, se contabilizaron 11 ciudades, equivalentes 17% del total –la mayoría del Centro y Sur del país–, que registran dos o tres de calificación, explicó el director de Economía Sostenible del IMCO, Jesús Carrillo.

Ciudades más competitivas de México

Al presentar el Índice de Competitividad Urbana 2023, la directora general del IMCO, Valeria Moy, informó que entre las grandes ciudades del país, con más de un millón de habitantes, Monterrey se colocó como la urbe con el mayor grado de competitividad, pero sin llegar un nivel altamente competitivo.

Señaló que Saltillo mantuvo el segundo puesto del ranking, mientras que Querétaro subió al tercer lugar y Guadalajara bajó a la cuarta posición; detrás quedaron el Valle de México y Chihuahua. Todos ellos dentro de la categoría de alta competitividad, pero con una nota más cercana a ocho puntos.

Te puede interesar: 80% de alumnos que dejaron la escuela en la pandemia aún no regresan a clases

Moy destacó que entre las ciudades de 500 mil a un millón de habitantes, el top cuatro se integró por Durango, Mazatlán, Culiacán y Hermosillo, que también lograron los estándares de alta competitividad.

Señaló que entre las zonas urbanas de 250 mil a 500 mil habitantes solo destacaron Los Cabos y Puerto Vallarta, contra 14 que lograron niveles de competitividad media –con seis o siete de calificación– y cuatro más reprobadas: Cárdenas, La Piedad-Pénjamo, Salamanca y Chilpancingo.

En tanto que, en el rango de ciudades pequeñas, con menos de 250 mil habitantes, Piedras Negras alcanzó una alta competitividad; Manzanillo logró un nivel medio de siete puntos; y cuatro más fueron reprobadas: Guaymas, Delicias, Tecomán y San Francisco del Rincón.

Avances en competitividad urbana

El IMCO reportó que el Índice de Competitividad Urbana mostró los siguientes avances:

  • Las ciudades mexicanas mejoraron en el subíndice de derecho, debido a que disminuyó la tasa de homicidios, de 33.4 a 33.1 por cada 100 mil habitantes; mientras que el robo de autos bajó de 3.2 a 3 por cada mil unidades registradas; además de que se incrementó la percepción de seguridad, de 35.4% a 37%.
  • Algunas condiciones laborales en las ciudades mejoraron. La informalidad en las ciudades evaluadas se redujo de 47.4% a 46.3%, entre 2021 y 2022. A pesar de eso, las diferencias entre las ciudades persisten, mientras en Saltillo es de 29.1%, en Acapulco es de 67.4%.
  • Como efecto de la recuperación de la economía, después de la pandemia, el flujo promedio de pasajeros aéreos se incrementó casi 30%, al pasar de 698 a 904 viajeros por cada mil habitantes. La ocupación hotelera tuvo un fuerte repunte, pasó de 38.2% a 50.3%.

Retrocesos en competitividad urbana

  • En todas las ciudades examinadas, al menos, 60% de la población adulta percibe que en su gobierno hay prácticas de corrupción frecuentes y muy frecuentes. El promedio supera 80%.
  • A pesar de la mejora general en el subíndice de derecho, se incrementó la incidencia delictiva: pasó de 17.9 a 19.4 delitos del fuero común por cada mil habitantes; además de un alza en las agresiones a periodistas.
  • En promedio, las ciudades consumieron 114.8 metros cúbicos de agua por habitante (104 mil 800 litros); aunque hay casos como Campeche y Mazatlán, donde el consumo fue más del doble. Además, el porcentaje de hogares que se abastece por medio de pipas pasó de 1.1% a 2%.
  • En promedio, en las ciudades evaluadas una mujer recibe 17% menos ingresos que un hombre, cuando el año anterior se ubicó en 16.6%. La brecha entre los ingresos promedio de mujeres y hombres fue más alta en Chilpancingo, Guerrero (36%); Xalapa, Veracruz (34%) y Manzanillo, Colima (29%).
  • En materia de innovación, se redujo el número de patentes solicitadas, de 2.2 a 1.3 por cada 100 mil personas económicamente activas.
  • Aumentaron las víctimas en accidentes relacionados con el transporte, pasaron de 97.3 a 107.3.

Lo más leído en Publimetro:

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos